Home > Estudios Bíblicos > 5761 > Acerca de Noaj

Acerca de Noaj

Características de Noaj

Para comenzar a hablar al respecto de este varón, tendríamos que comenzar por su nombre, el cual tiene como raíz el vocablo “Nuaj” que es “Descanso”, como lo menciona Gén 5:29.
Era un hombre “Tzadik / Recto”, era “Tamim / Perfecto” en sus generaciones, “en sus contemporáneos”. Con Elokim “Hathalej / Caminó“, es decir, Noaj por su forma de vida, agradaba a Elokim.

“En aquel tiempo Elokim vio que la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era continuo solamente el mal. Y se resignó Elokim de haber hecho hombre en la tierra, y le dolió en su corazón” [Gén 6:5-6].
Con lo anterior Elokim, decide raer de sobre la faz de la tierra a los hombres que ha creado y hasta las bestias el reptil y las aves del cielo; pues se resignó de haberlos hecho [Gén 6:7]; inundando la tierra con un Diluvio.
Pero en el plan de Elokim de destruir todo ser viviente en la tierra, excluye a Noaj y su familia, porque él halló gracia ante los ojos de Elokim. [Gén 6:8].
¿Por qué halló gracia ante los ojos de Elokim? Recordemos que el era:

Tzadik / Justo
Tamim / Perfecto
Caminó con Elokim

Ver video: 5 Lecciones de un hombre recto.

El Arca

HaShem reveló a Noaj que su juicio estaba viniendo por vía de un diluvio terrible, instruyendo a Noaj en construir un arca de madera donde podría salvar a él y su familia. Las dimensiones y diseño del arca fueron dadas por el Eterno [Gén 6:14-16].

Las dimensiones del arca, a equivalencia en metros eran de 140 metros de largo, 23 metros de ancho y 14 metros de alto.
Había tres niveles, bajo, medio y superior. Se ha estimado el desplazamiento o capacidad del arca de estas dimensiones como de 43,300 ton.

Tardó Noaj 120 años en construir el Arca y no hay que dudar que Noaj durante ese tiempo estuvo predicando el juicio y misericordia de Elokim, sin tener a ningún convertido.

Ahora bien, Arca en hebreo es la palabra Tebah, que no tiene un significado propio. Se creé que la palabra es de una derivación extranjera, porque también se refiere el mismo nombre al cesto donde fue encontrado Moshé. Aunque no sobra mencionar que cuando se refieren al arca del pacto que es la palabra en hebreo Aron que también su significado es incierto, pero en Salmos 132:8 lo maneja como el arca de tu poder.

La Definición de Arca en un diccionario convencional es la siguiente: Caja de madera con tapa llana ó lisa, asegurada con bisagras.
Pensemos en esto, la enorme construcción rectangular de madera que flotaba, sin timón para dirigirla y solo navegaba a la voluntad de Elokim; el Arca es una clara figura que debemos andar conforme a la voluntad de Hashem, no importando las circunstancias que nos rodeen [Rom 12:2] y que es escudo de nuestra salvación [Gén 15:1, Det 33:29, 2ª Samuel 22:3, Sal 119:114].

El diluvio

Cuando el Arca estaba lista, Noaj entró con su familia y todo tipo de animales que le había instruido HaShem; se cerró el Arca e inició el Diluvio [Gén 7:16].
El Diluvio revela el “juicio” y “misericordia” de Elokim a la humanidad.

Los Arqueólogos han encontrado varios mitos del diluvio entre las naciones paganas, en el mundo antiguo, como son mitos babilonios, sumario, en mesopotamia, de la India, Grecia, China y de Aborígenes Australianos. Estos mitos contrastan con la descripción de Génesis, el Elokim Santo y Soberano que actuó en juicio contra el pecado y todavía misericordiosamente salvó a Noaj y a su familia. Por lo que a Noaj se le considera el Padre de la Humanidad.

El Diluvio simplemente no era un aguacero de lluvia ordinaria. El texto indica un levantamiento cósmico “… aquel día fueron rotas todas las fuentes del grande abismo, y las cataratas de los cielos fueron abiertas” [Gén 7:11].
Elokim devolvió la tierra a los caos primitivos descritos en Gén 1:2. Una descripción muy simple pero muy poderosa e impresionante, se da que en la catástrofe del diluvio aumentaron en un periodo de 40 días y 40 noches y prevaleciendo las aguas 150 días, cubriendo las aguas todo monte. Así fue destruido todo ser que vivía sobre la faz de la tierra [Gén 7:12-24].

Ahora la pregunta ¿El Diluvio fue destrucción o purificación de la tierra?
Cada que es mencionada la palabra “agua” en las Escrituras, inmediatamente lo relacionamos con la figura de vida, con la Torah, con nuestro Mashiaj; ¿por qué Elokim utilizó este medio para hacer juicio a la tierra? “Esparciré sobre vosotros agua limpia, y seréis limpiados de toda vuestras inmundicias; y de todos vuestros ídolos os limpiaré” [Ezequiel 36:25].

El diluvio es una clara muestra de la magnitud del poder de Elokim de destruir cualquier inmundicia en nosotros y purificarnos cuando nos acercamos a Él con un corazón sincero, en plena certidumbre de fe, purificados los corazones de mala conciencia y lavados los cuerpos con agua pura [Heb 10:22]. Y esa agua que purifica es Su palabra [2ª Sam 22:31].

El Arca de Noaj reposó en el monte Ararat, este monte se encuentra en Turquía limites con Armenia.
A finales del siglo XIX, un explorador con los escasos recursos de equipo que existía en su época, falleció en el intento de encontrar el Arca, pero en su equipo de exploración dejo apuntes que daban referencia de la misma.
A la fecha las autoridades Turcas no permiten hacer ningún tipo de exploración en el monte Ararat, pero gracias a las anotaciones del explorador y conjuntamente con la tecnología del siglo XX, se ha llegado a sobre volar a distancias relativamente cercanas al monte Ararat y tomado fotografías a grandes distancias y también por vía satélite, se alcanza a percibir un objeto cubierto por la nieve, no perteneciente a la topografía del lugar y no correspondiente a la textura del material del lugar.
El monte Ararat, que se levanta en las tierras altas del este de Turquía, tiene dos cumbres; la más alta, el Gran Ararat, de 5.122 m de altitud, está cubierta de nieves perpetuas. Según el Tanaj, el arca se posó en su cumbre.

La Señal

El primer acto de Noaj después de que él salió del arca, como muestra de agradecimiento a Elokim, por haberlo salvado a él y a su familia del Diluvio, fue el de construir un altar y tomó de todo animal limpio y de toda ave limpia, y ofreció holocausto en el altar [Gén 8:20]; hecho que fue de olor grato a Elokim. “Y dijo Elokim: Esta es la señal del pacto que Yo establezco entre mí y vosotros y de todo ser viviente que está con vosotros, por los siglos perpetuos. Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mí y la tierra” [Gén 9:12-14].

Este Arco al que se refiere Elokim es al que conocemos como el “Arco Iris“, ahora la pregunta es ¿que antes no existía este fenómeno natural en la tierra?
No, porque la atmósfera de la tierra era húmeda, con un clima permanente; por tal motivo los hombres que antecedieron a Noaj y él mismo Noaj, contaban con edades que no imaginamos en está época.
Después del Diluvio Elokim establece el clima que en la actualidad conocemos [Gén 8:22].

Ahora, ¿qué es el Arco iris?
Es un metéoro en forma de arco que presenta los siete colores del espectro y que resulta de la reflexión y refracción de los rayos del sol, sobre las nubes y las gotas de agua en suspensión en la atmósfera después de la lluvia. También se observa este arco en las cascadas y pulverizaciones de agua bañadas por el sol.
Los siete colores del arco iris son: Violeta, azul, turquí, azul, verde, amarillo, anaranjado y rojo.

Es emocionante conocer la definición del Arco iris por lo siguiente:
Para iniciar, la luz, su trayecto es recto como lo es nuestro Elokim [Jn 3:21] y al reflejar su luz en siete colores, representa su promesa que nunca más inundara la tierra en su totalidad.
El número siete, cada que aparece en las Escrituras, simboliza “promesa”. Y al iniciar el arco en el cielo y terminar en la tierra simboliza la paz entre Elokim y nosotros [Núm 6:26].

Los descendientes de Noaj

A pesar de que Noaj era un hombre recto, perfecto y caminaba con Elokim, si no hubiera creído, esté y su familia no hubiera sobrevivido. Pero gracias a que creyó y obedeció, “tuvo fe ” [Gén 6:22], está considerado entre los héroes de la fe [Heb 11:7]. Sus hijos poblaron la tierra [Gén 9:19].

En esta Perashah de Noaj, nos muestra la misericordia que tuvo el Eterno con la humanidad (con nosotros), que a pesar de que en mucho tiempo fue corrompida la tierra y se afligió su corazón, Elokim mostró ser lento para la ira y grande en misericordia, y también la magnitud de su poder al enviar ese diluvio, y el poder que tiene para limpiarnos de toda inmundicia y no acordarse más de nuestros pecados.
Lo importante es creerlo y navegar por está vida, que Él creó para nosotros andando en su perfecta voluntad, siendo hacedores de su Torah; heredando la vida venidera que nos ha prometido.

Comparemos la 2ª venida del Mashiaj con los tiempos de Noaj, dando gracias al Eterno por considerarnos como a su varón y rogando al Eterno seguir su camino, para poder caminar con Él y no desviarnos ni a diestra, ni a siniestra.
Que nuestra verdadera descendencia no sean los hijos, sino sus virtudes y sus buenas obras, las cuales forman parte de su propio ser.
Nuestros actos son los frutos internos, la verdadera descendencia que podemos dejar en este mundo con ayuda de nuestro Creador y Eterno Elokim.

Shalom ‘alejem!

Copyright © 2009 bethaderej.com. Todos los derechos reservados.

Imprimir esta entrada

Sobre Admin Users

x

Check Also

Kashrut parte 01

Hay quienes enseñan que en el Brit jadashah [Pacto renovado], quedaron abolidas las leyes dietéticas, con el argumento de que “la oración todo lo santifica”; ...