Home > Artículos > El Calendario Biblico 1ª Parte

El Calendario Biblico 1ª Parte

Rav Mijael Avila “Shlita”
Sinagogas Bet HaDerej

mijaelavila@hotmail.com

Con este artículo, comenzamos una serie de temas básicos, acerca de nuestra herencia, las cuales servirán como plataforma para entender diversos tópicos, que sin este entendido, sería imposible avanzar, ahora, pongamos manos a la obra.

Comenzaré hablando acerca del calendario bíblico, que es un calendario lunar, que a diferencia con calendario gregoriano, impuesto por el catolicismo romano, es que es un calendario solar. Nuestro calendario, consta de 354 días al año, 11 de diferencia con el calendario gregoriano.

El calendario bíblico, en su forma actual, se estableció 1600 años atrás. Fue el sanedrín que funcionaba en Jerusalén, que era el ente judicial supremo de la vida judía, y cuyo funcionamiento término en el año 359 de la era común. El Sanedrín era el encargado de regir el inicio, los días, y los meses que contendría el año en curso. Fue el sanedrín, por medio de un consejo de calendario especial llamado Soid Haibur, el que decidió cuando ocurría un año bisiesto, así como cuando los meses de Jeshvan y Kislev tendrían 29 ó 30 días.

El patriarca Hillel II, que era el presidente del consejo de calendario, se preocupó por sincronizar el calendario gregoriano con el calendario judío, ya que las festividades bíblicas, debían efectuarse en épocas establecidas del año, tal y como se especifica en la Biblia. Pesaj, por ejemplo, debe celebrarse en primavera, y por consiguiente el calendario judío debia ajustarse a esos patrones.

La diferencia de los once días entre el calendario bíblico y el calendario gregoriano católico romano, se subsanó añadiendo un mes adicional llamado Adar II cada dos o tres años, esto es, siete veces en diecinueve años. Asimismo cada año se agrega o se quita un día, a los meses de Jeshvan y Keslev según fuera necesario.

El sanedrín guardó en secreto los cálculos que utilizaron para el calendario. Hasta el año 359 La llegada de la luna nueva era anunciada por el sanedrín cada mes, originalmente lo hacían utilizando los testigos que daban fe de haber observado la nueva luna, esto era corroborado por los cálculos que ellos realizaban matemática y astrológicamente. Una vez que concordado a esto, el sanedrín enviaban señales de antorcha para notificar a las comunidades que la luna nueva había sido vista oficialmente. Posteriormente el sanedrín resolvió enviar mensajeros debido a que las señales de antorcha muchas veces fueron falsificados por Samaritanos ocasionando confusión.

Cuando los Romanos dominaron Jerusalén, Hillel II decidió publicar el calendario para que fuera distribuido por todas las comunidades. Con esta acción las festividades bíblicas así como el inicio de cada mes fue conocido por todos con anticipación y no se necesitó más de testigos.

El calendario bíblico comienza y concluye con la puesta del sol a diferencia del calendario gregoriano en el cual un nuevo día comienza a la medianoche. De ahí que los días bíblicos están contrapuestos a los días católicos romanos.

Como lo encontramos en Bereshit 1:5 /Génesis

… Y fué la tarde y la mañana un día.

La siguiente es una lista de los meses judíos que cuentan con 29 días.

Iyar
Tamuz
Elul
Tevet
Adar

Los meses que contienen treinta días son los siguientes.

Nisan
Sivan
Av
Tishrei
Shvat

El mes de Jeshvan así como el de Kislev, son meses que pueden contar con 29 o 30 días dependiendo de los ajustes requeridos.

En el año enbolismal, o bisiesto, lo que ocurre es siete veces cada diecinueve años, es que se agrega un segundo mes de hará al calendario, haciendo un total de trece meses en el año.

Bueno, hay más que hablar de este tema, pero ya habrá ocasión.

¡Shalom Alejem!

Si desea hacer uso de esta información póngase en contacto con nosotros, para extenderle el permiso correspondiente

Imprimir esta entrada

Sobre Rabino Mijael Avila

IT, MBA, Merca, Escritor, Empresario, Rab, pero sobre todo Amante de la vida
x

Check Also

Kashrut parte 01

Hay quienes enseñan que en el Brit jadashah [Pacto renovado], quedaron abolidas las leyes dietéticas, con el argumento de que “la oración todo lo santifica”; ...