Home > Estudios Bíblicos > 5775 > ¡Sí, acepto!

¡Sí, acepto!

En esta sección encontramos el episodio en que Abraham abinu envía a su siervo Eli’ezer, con la encomienda de buscar esposa para su hijo Itzjak y es así como en su viaje y bajo la orientación Divina conoce a Ribkah, mujer nacida en la casa de su señor.
Después de una serie de eventos, en los que fue invitado a su casa para conocer a la familia y dar los obsequios correspondientes, decide marcharse, sin embargo, tanto el hermano como la madre de Ribkah le expresan su deseo de que ella permanezca en casa por un año más, o al menos otros 10 meses, pero a Eli’ezer no parece agradarle la idea, ya que quiere cumplir con su labor cuanto antes. Entonces determinan que Ribkah tenga la última palabra.
Bereshit [Gn] 24:57 Ellos respondieron entonces: Llamemos a la muchacha y preguntémosle a su boca.

El hecho de que en la Torah esté escrita la frase: “Preguntémosle a su boca” o “Preguntémosle a ella”, como suele estar en algunas traducciones; nos enseña el hecho de que cuando un hombre quiere desposar a una mujer, la decisión de aceptar o no, dependerá de la mujer, pues es ella quien elegirá a la persona con la que se complementará, y para ello deberá basar su decisión no en sentimientos, ni en emociones ni en apariencias; sino en razones y argumentos, para saber si la persona que quiere casarse con ella, puede cumplir las obligaciones que tiene todo hombre casado con base en la Torah.
Shemot [Ex] 21:10 Y si tomare otra, no disminuirá su alimento, ni su vestido, ni el débito conyugal.

Nuestra matriarca Ribkah no basó su decisión en una emoción o mucho menos un sentimiento, pues estos son pasajeros. Tampoco se dejó guiar por la apariencia física, ya que no encontramos un acercamiento previo por parte de ellos. Sin embargo al ver lo que había sucedido, fue capaz de analizar y razonar que Itzjak era un excelente candidato para esposo, por lo que decide aceptar e irse.

Finalmente está escrito el buen desenlace de estos hechos:
Bereshit [Gn] 24:67 Y la introdujo Itzjak a la tienda de Sarah su madre y tomó a Ribkah por mujer y la amó y se consoló Itzjak después de la muerte de su madre.

¡HaShem te bendiga!

Imprimir esta entrada

Sobre Sharet Mijael

Mijael es editor de contenido para la página de Bet Haderej [mijael.cruz@bethaderej.com]
x

Check Also

La maldición, blasfemia, Yehudah, Yehoshua’

El Estudiar la palabra Maldición sorprendentemente nos lleva a Yehudah [conocido comúnmente como Judas], y la palabra blasfemia a Yehoshua’ haMashiaj [el Mesías]. ¿Cómo y ...