Resumen de la perashah Koraj

0
4

En la Torah podemos encontrar parte del árbol familiar de Koraj, quien es descendiente de Itzhar de la tribu de Levi [Shmot (Éx) 6:16, 18, 21 y Dibre haiamim (1Cr 6:1-2].

Como bien sabemos, Koraj, Datan, Abiram y On; encabezaron una rebelión en contra de la autoridad de Mosheh rabénu y Aharon hakohen [Bamidbar (Nm) 16:1-2].
Para ello, juntaron un séquito de 250 hombres principales y tomaron como estandarte la idea de “Toda la congregación es santa y HaShem está en medio de todos“.

Ante esto, el hombre más humilde sobre la tierra, simplemente se remite a preguntar: “¿Por qué se levantan ustedes sobre la congregación de HaShem? [Bamidbar (Nm) 16:3-11].
Como todo buen líder, Mosheh no vio esto como un ataque personal, sino hacia la unidad que formaba todo el pueblo; cuyo líder Supremo es HaShem.

Al tratar de calmar las cosas, Mosheh rabénu manda llamar a Datan y Abiram, más ellos se rehúsan. Pues en su obstinación, creían que Mosheh no tenía ningún derecho, ni autoridad para reclamarlos [Bamidbar (Nm) 16:12-15].
Ante esto, HaShem da la instrucción de que tanto Koraj y su gente; junto con Mosheh rabénu y Aharon hakohen, se presenten ante Él, cada uno con incensario en mano [Bamidbar (Nm) 16:17-18].

A la mañana siguiente, estando ya todos reunidos, se pararon delante de la Tienda del Encuentro.
En ese momento, la Gloria de HaShem se manifestó ante toda la congregación Y las palabras de HaShem fueron directas para con sus siervos: “Apártense de esta congregación porque los consumiré en un momento“.
En el amor que estos varones [Mosheh y Aharon] tenían hacia todo el pueblo, intercedieron por ellos [Bamidbar (Nm) 16:21-22].

Esta petición fue aceptada delante de HaShem, por lo que da una nueva indicación. Todos deben apartarse de las tiendas de Koraj, Datan y Abiram.
Elokim hace una maravilla ante sus ojos. La tierra se abre bajo sus pies y se los traga vivos [Bamidbar (Nm) 26:10].
Además, un fuego sale delante de HaShem, el cual consume a sus 250 seguidores, aquellos hombres principales que ofrecían incienso [Bamidbar (Nm) 16:35].

Lo 250 incensarios que quedaron, fueron tomados por El’azar hijo de Aharon, para esparcir las brasas ya que están santificadas. Y en lo que respecta al metal con que están hechos, se utilizará para recubrir el altar y servirá por señal para todo Israel, en recuerdo de que ningún ajeno a Aharon y su descendencia, se puede acercar para elevar el incienso delante de HaShem. Para que no caiga en el error de Koraj y su séquito. [Bamidbar (Nm) 16:36-40].

Sin embargo, aun cuando el pueblo presenció esta maravilla con sus propios ojos; al día siguiente, la congregación murmuró nuevamente contra Mosheh rabénu y Aharon hakohen.
Ahora se quejaron por el hecho de que parte del pueblo había muerto y todo era por su culpa, pues les dijeron: “Ustedes han dado muerte al pueblo de HaShem“.
Esto provocó la indignación de nuestro Creador y nuevamente Sus palabras fueron directas: “Apártense de en medio de esta congregación y los consumiré en un momento“.
La reacción de Mosheh y Aharon ante esto, mostró por segunda ocasión su amor al servicio Divino y su amor hacia el pueblo.

Cuando la Divina Presencia se manifestó en el Mishkan, Mosheh le pide a Aharon que tome incienso y vaya en medio de la congregación para detener el castigo.
Sin embargo, este ya había comenzado. Por lo que Aharon se para entre los muertos y los vivos, para hacer expiación por el pueblo, deteniendo así las muertes [Bamidbar (Nm) 16:41-50].

HaShem vuelve a hacer una maravilla a los ojos de todo el pueblo, para confirmar quienes son los indicados para realizar el servicio Divino.
Cada tribu toma una vara de almendro, y con base en la palabra de HaShem, aquella que reverdezca mostrará a la familia que debe servir.
Y esto sucede con la vara que tiene el nombre de Aharon [Bamidbar (Nm) 17].

Esto es algo destacado que podemos tomar de la perashah Koraj; y así mismo, el Brit jadashah nos ayuda a respaldarlo y nos brinda una valiosa enseñanza.
En el libro de Iehudah [Jud], se menciona a Cain, Bil’am y Koraj, viéndolos como advertencia para cuidarnos de sus acciones.

1- El camino de Cain
2- El lucro de Bil’am
3- La contradicción de Koraj

Es obvio que Koraj buscaba la gloria para sí mismo. Desafió a aquellos que HaShem había designado como autoridad; y se convirtió en un rebelde hacia las indicaciones de HaShem.
Por lo que te invito a considerar las siguientes palabras:

Iehudah [Jud] 1:10-11 Pero éstos maldicen las cosas que no conocen; y en las que por naturaleza conocen, se corrompen como bestias brutas.
¡Ay de ellos! porque han seguido el camino de Caín, y por recompensa, se lanzaron en el error de Bil’am, y perecieron en la contradicción de Koraj.

Shabat shalom!

Copyright © 2016 www.bethaderej.com. Todos los derechos reservados.