Home > Estudios Bíblicos > ¿Porque las cosas fáciles a veces son tan difíciles?

¿Porque las cosas fáciles a veces son tan difíciles?

3 de Iyar del 5770.
17 de Abril del 2010.
Vaykrá-Levitico 12:1-15:33

 

Roé Yoél Martinez
Roé de las Sinagogas Bet HaDerej
viquezu@hotmail.com

 

Introducción

 

Vaykrá- Levitico 12:1 Y habló el Eterno a Moshé, diciendo:

Vayedaber Adonay el-Moshé lemor.

 

Vaykrá- Levitico 12:2 Habla a los hijos de Israel y diles: La mujer, cuando hubiere concebido y dado a luz un hijo varón, quedará impura siete días; igual que los días en que está separada (del esposo) por su enfermedad mensual, quedará impura.

 

Daber el-beney Yisra’el lemor ishah ki tazria veyaldah zajar vetame’ah shiv’at yamim kimey nidat devotah titma.

 

El Eterno comienza a darnos una serie de reglamentaciones que están ligadas con el desarrollo de la vida del ser humano, su nacimiento, su vida sexual, su conducta, en fin; una serie de recomendaciones  las cuales identifican periodos en la vida del ser humano que se llegan a conocer como “separación”,  los cuales son estipulados de manera clara, también se ven las formas que se deben tomar para salir de esa separación. La intención no es hablar de esa separación, pero de manera sencilla diré que es no tener las condiciones suficientes para una relación plena con el Eterno.

 

Enseñanza.

 

El día de hoy quiero dar comienzo con los siguiente pasukim que darán pie al título de esta perashá veamos:

 

Vaykrá- Levítico 14:34 “Cuando hayáis entrado en la tierra de Kena’an, la cual yo os doy en posesión, si pongo una mancha de lepra en alguna casa de la tierra de vuestra posesión,

 

Vaykrá- Levítico  14:35 el dueño de la casa vendrá y lo notificará al sacerdote diciendo: ‘Algo como una mancha ha aparecido en mi casa.’

 

Imaginen esta situación: nos entregan  propiedades, dentro de ellas tenemos una casa que construyeron aquellos que la habitaban ese lugar.

 

Estamos contentos por lo acontecido,  y nos enteramos que puede ser posible que el Eterno ponga una mancha de tzara’at en alguna casa y si eso sucede tenemos que avisar para que el kohén dé certificación de esto, y si es verdad entonces sucederá una serie de acontecimientos pudiendo llegar hasta el derrumbar la casa. Si estuviéramos viviendo en esos días y nos tocará una propiedad en la que hubiere la mancha; pudiéramos pensar: “si lo reportamos nos destruyen la casa, mejor nos quedamos callados”.

 

Aquí lo fácil es el avisar y se vuelve difícil, por conveniencia según nuestra lógica, sin embargo pongamos atención a los comentarios de nuestros sabios sobre este caso:

 

Según Rashí, Era una buena noticia y no mala que el tzara’at apareciera en las paredes de la casa, ya que los emorim-emoritas- que habitaban la tierra de Kena’an habían escondido tesoros dentro de las paredes de las casas durante cuarenta años, los cuales coincidían con los cuarentas años que estuvo el pueblo en el desierto, así que cuando el Eterno hacia aparecer la tzara’at el dueño avisaba y al derribar las paredes aparecían los tesoros, y eso solo sucedía a aquellos que seguían las indicaciones de manera fácil sin complicarse la existencia conclusiones anticipadas. Imagínense no avisar después la afección es en la ropa, después en la piel y al final ya se complico todo por el simple hecho de querer conservar una propiedad.

 

Así que aprendemos que cuando se nos este dando una indicación en la que pareciera que vamos perder algo y ese sentimiento no te deje ver más allá,  te aconsejo que confíes en aquellos que te aprecian y pretenden tu bienestar, escucha los consejos de tu padre, de tu madre, de tu rabino y por supuesto que cada uno de ellos este sustentado en la bendita instrucción de Eterno que es la Torá.

 

De este primer caso aprendemos que si lo fácil de seguir una instrucción la volvemos difícil perdemos los beneficios y lo difícil se queda en nuestras vida por largo tiempo.

 

Caso número dos.

 

Melajim 2-2 de reyes  5:1 Na’amán, jefe del ejército del rey de Siria, era un hombre muy importante delante de su señor y tenido en gran estima, porque por medio de él Eterno había librado a Siria. El hombre era un guerrero valiente, pero leproso.

 

Este personaje denota bastante personalidad, sus actos no solo son de valentía sino de dedicación,  esto le había generado que se le tuviera estima, tanta que hasta  la mujer que estaba en servicio en su casa se preocupaba por su condición de salud,  se dieron las circunstancias para que este hombre se llegara a presentar ante el profeta Elishá-Eliseo, su alto rango le hizo suponer un gran recibimiento el cual no sucedió, esto generó un gran enojo:

 

Melajim 2-2 de reyes  5:11 Na’amán se enfureció y se fue diciendo: —He aquí, yo pensaba que seguramente él saldría, que puesto de pie invocaría el nombre del Eterno su Elohim, y que moviendo su mano sobre el lugar, sanaría la parte leprosa.

Melajim 2-2 de reyes  5:12 ¿No son los ríos de Damasco, el Abana y el Farfar, mejores que todas las aguas de Israel? ¿No podría yo lavarme en ellos y ser limpio? Y dando la vuelta, se iba enojado.

 

Su rango, su valentía  alejan la sanidad, acostumbrado a realizar cosas complejas no acepta cosas fáciles, sin embargo, el Eterno tiene misericordia de él y le manda el último consejo lleno de lógica:

 

Melajim 2-2 de reyes  5:13 Pero sus siervos se acercaron a él y le hablaron diciendo: —Padre mío, si el profeta te hubiera mandado alguna cosa grande, ¿no la habrías hecho? Con mayor razón si él te dice: “Lávate y serás limpio.”

 

Melajim 2-2 de reyes  5:14 Entonces él descendió y se sumergió siete veces en el Jordán, conforme a la palabra del hombre de Elohim. Y su carne se volvió como la carne de un niño pequeño, y quedó limpio.

 

Imagínate si en este ultimo consejo no hubiera hecho caso, su enfermedad seguramente nunca se alejaría de él, este consejo era para demostrar que en Israel  había profeta del Eterno, y que la forma en que iba a ser sano era una demostración del poder del Eterno, así de fácil,  solo tenía que seguir las instrucciones. ¿Acaso cuando conocemos indicaciones de parte del Eterno, vamos a hacer algo contario?, si lo hacemos es demostrar que no confiamos en el poder del Eterno, este hombre conoció el poder del Eterno a través de este seguimiento de instrucciones, tu y yo no solo conocemos el poder del Eterno, reconocemos Su poderío, subyugándonos a Su majestad a través de la obediencia.

 

Caso numero tres.

 

Melajim 2-2 de reyes 7:3 Y había cuatro hombres leprosos (Guejazí y sus hijos) a la entrada de la puerta de la ciudad, los cuales se dijeron unos a otros: ¿Por qué nos quedamos sentados aquí hasta que muramos?

 

Melajim 2-2 de reyes  7:4 Si dijésemos: “entremos a la ciudad”, el hambre está dentro de la ciudad y moriremos allí; y si nos quedáramos aquí sentados, moriremos también. Ahora pues, pasémonos al campamento de Aram; si ellos nos concedieren la vida, viviremos, y si nos hicieren morir, moriremos.

 

Estos personajes tienen dos problemas en su vida y son grandes, (1) tienen tzara’at, (2) viven una etapa de hambruna;  problemas que seguramente dejan la vida sin esperanza y pierden el sentido de la alegría. Muchos de nosotros con problemas más sencillos llegamos a vernos afectado nuestro ánimo.

 

Melajim 2-2 de reyes 7:5 Levantáronse pues al anochecer para irse al campamento de Aram, y al llegar a un extremo del campamento de Aram, he aquí que no había allí nadie;

 

Melajim 2-2 de reyes 7:6 porque el Eterno había hecho que el ejército de Aram oyese estruendo de carros y estruendo de caballos, estruendo de un gran ejército, de modo que se decían el uno al otro: “he aquí que el rey de Israel ha tomado a sueldo contra nosotros a los reyes de los hititas-hiteos y a los reyes de Egipto, para que vengan contra nosotros”,

 

Melajim 2-2 de reyes 7:8 Llegaron pues aquellos leprosos al extremo del campamento, y entraron en una tienda y comieron y bebieron; y se llevaron de allí plata y oro y vestidos, y se fueron y lo escondieron. En seguida tornaron, y entrando en otra tienda se llevaron de allí (objetos) también, y se fueron y los escondieron.

 

Ellos habían resuelto uno de los problemas que tenían, les quedaba la tzara’at, esta condición no dejo que afectara la responsabilidad que tenían con su pueblo, el pueblo estaba sufriendo de hambruna y ellos tenían la solución:

 

Melajim 2-2 de reyes 7:9 Entonces se dijeron el uno al otro: No es bueno lo que hacemos. Este es un día de buenas nuevas; si, guardamos silencio y esperamos hasta la luz de la mañana, entonces la iniquidad nos alcanzará. Venid pues y anunciémoslo a la casa del rey.

 

¿En donde esta lo fácil?  Su decisión de anunciar las buenas noticias hizo fácil la participación en el cumplimiento de la profecía que estaba anunciada, la cual les invito a conocer si siguen la lectura de esta porción en sus casas.

 

Seguir lo que es correcto y justo nos da de manera más fácil de participar en los designios del Eterno, entendamos que realizar cada una de las recomendaciones que el Eterno tiene, es el sentido nuestra vida, es vivir Sú voluntad.

 

 

Conclusión.

 

Nuestra actitud debe de cambiar ante las recomendaciones  que el Eterno tiene para cada uno de nosotros, estas porciones de la torá contienen varias de ellas, si siguiéramos con la absoluta confianza a aquel que las dispuso, nuestra vida encontraría una cercana relación con el Eterno, en realidad son fáciles de cumplir lo que lo hace difícil es nuestro prejuicio, nuestro corto parámetro, nuestros paradigmas, nuestra errada sabiduría; cuando nuestra actitud esté presta a realizarlos, no habrá cosas difíciles de realizar y si lo hubiera lo transformaremos en fácil veamos el último ejemplo: volviendo lo difícil fácil:

 

 

Melajim 2-2 de reyes  4:42 Y llegó un hombre de Ba’al Shalishá y trajo al varón de Elohim panes de primicias, veinte panes de cebada, y espigas tiernas aún en paja, en su alforja. Y él (Eliseo) dijo: Dáselo a la gente para que coma.

 

Melajim 2-2 de reyes 4:43 Pero su asistente le dijo: ¡Cómo he de poner esto ante cien hombres? Pero él (Eliseo) volvió a decir: Da al pueblo para que coma, porque así dice el Eterno: Comerán y sobrará.

 

Melajim 2-2 de reyes  4:44 Y él lo puso delante de ellos y comieron; y todavía sobró, conforme a la palabra del Eterno.

 

Cuando alguien sigue las instrucciones del Eterno y los pone como parámetros en su vida, ve a través de la emuná-fe a los problemas difíciles como fáciles.

El Eterno nos entrego cosas que estuvieran a nuestro alcance, nosotros las volvemos difíciles con nuestro prejuicio, obedezcamos al Eterno y hagamos de nuestra vida Su voluntad para todo sea fácil.

 

¡Shabát Shalom!

 

Copyright © 2010 bethaderej.com. Todos los derechos reservados.

Imprimir esta entrada

Sobre Roé Yoel Martinez

x

Check Also

¡Perdone usted!

Esta porción de haftará nos muestra de manera inicial el manejo de los recursos que el profeta ha adquirido, y que aplica en beneficio de ...