Home > ¿Quién ha dicho que vivir esta vida es fácil?

¿Quién ha dicho que vivir esta vida es fácil?

Tribus
23 de Tamuz de 5765
30 de julio del 2005
Jeremías / Yirmiyaju 1.1-2.3.

Por. Mijael Avila
Rabino Mesiánico
Sinagogas Bet Haderej
Cuernavaca, Morelos, México
mijaelavila@mesianicos.zzn.com

Lectura

Yirmiyaju 1:1 Las palabras de Jeremías hijo de Hilcías, de los sacerdotes que estuvieron en Anatot, en tierra de Benjamín. 2 Palabra de Hashem que le vino en los días de Josías hijo de Amón, rey de Judá, en el año decimotercero de su reinado. 3 Le vino también en días de Joacim hijo de Josías, rey de Judá, hasta el fin del año undécimo de Sedequías hijo de Josías, rey de Judá, hasta la cautividad de Jerusalén en el mes quinto. 4 Vino, pues, palabra de Hashem a mí, diciendo: 5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. 6 Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Hashem! He aquí, no sé hablar, porque soy niño. 7 Y me dijo Hashem: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. 8 No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Hashem. 9 Y extendió Hashem su mano y tocó mi boca, y me dijo Hashem: He aquí he puesto mis palabras en tu boca. 10 Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar. 11 La palabra de Hashem vino a mí, diciendo: ¿Qué ves tú, Jeremías? Y dije: Veo una vara de almendro. 12 Y me dijo Hashem: Bien has visto; porque yo apresuro mi palabra para ponerla por obra. 13 Vino a mí la palabra de Hashem por segunda vez, diciendo: ¿Qué ves tú? Y dije: Veo una olla que hierve; y su faz está hacia el norte. 14 Me dijo Hashem: Del norte se soltará el mal sobre todos los moradores de esta tierra. 15 Porque he aquí que yo convoco a todas las familias de los reinos del norte, dice Hashem; y vendrán, y pondrá cada uno su campam ento a la entrada de las puertas de Jerusalén, y junto a todos sus muros en derredor, y contra todas las ciudades de Judá. 16 Y a causa de toda su maldad, proferiré mis juicios contra los que me dejaron, e incensaron a dioses extraños, y la obra de sus manos adoraron. 17 Tú, pues, ciñe tus lomos, levántate, y háblales todo cuanto te mande; no temas delante de ellos, para que no te haga yo quebrantar delante de ellos. 18 Porque he aquí que yo te he puesto en este día como ciudad fortificada, como columna de hierro, y como muro de bronce contra toda esta tierra, contra los reyes de Judá, sus príncipes, sus sacerdotes, y el pueblo de la tierra. 19 Y pelearán contra ti, pero no te vencerán; porque yo estoy contigo, dice Hashem, para librarte.

2:1 Vino a mí palabra de Hashem, diciendo: 2 Anda y clama a los oídos de Jerusalén, diciendo: Así dice Hashem: Me he acordado de ti, de la fidelidad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada. 3 Santo era Israel a Hashem, primicias de sus nuevos frutos. Todos los que le devoraban eran culpables; mal venía sobre ellos, dice Hashem.

Reflexión

¿Quién ha dicho que vivir esta vida es fácil?, creo que difícilmente alguien se atrevería a aseverarlo, no, no es fácil vivir, hay tantas preocupaciones, responsabilidades, retos, tanto por aprender, tanto por aplicar, en fin, en la medida que dejamos la niñez viene de a poco una realidad de lo que verdaderamente es la vida; creo que la felicidad permanente la obtenemos cuando estamos niños, no nos damos cuenta de tantas cosas y por lo mismo la vida no nos afecta, nos parecen nuestros padres los más bonitos y maravillosos del mundo, nuestra vida en ese entonces promete que así seguirá, pero no es así, crecemos y empezamos a darnos cuenta que la vida no es color de rosa.
Hay tantas injusticias en este mundo, que difícilmente te conformas con tus maestros, con las autoridades, con tus padres; en resumidas cuentas con cualquier persona que tenga autoridad, ¿por qué?, tal vez piensa uno que podría hacerlo mejor que ellos, pero el tiempo no se detiene, con el paso de los años nos toca asumir las responsabilidades que en su oportunidad criticamos, y ¿qué sucede entonces?, cometemos los mismos errores que criticamos, y en el mejor de los casos rectificamos en algunos, Si tú que me lees ya tienes hijos, te pongo esta prueba: ¿Crees que le has dado a tus hijos una mejor vida que la que tuviste cuando eras niño con tus padres?; ¿lo que aborreciste de ellos ya no lo hiciste?; ¿y tu cónyuge sí es mejor que tus padres?, tal vez dices: “Yo sí he sido mejor padre o madre”, pero ¡la vida del niño se vive con ambos padres! ¿Hiciste buena elección de tu cónyuge?, ¿les compras más ropa a tus hijos o los sacas a pasear más que como te sacaron a ti?, ¿si no tuviste la confianza de acercarte a tus padres, tus hijos sí la tienen para contigo? En fin, es difícil vivir la vida.
Yirmiyahu fue un varón que naciendo en una familia sacerdotal tuvo muy joven un llamado de parte del Eterno:

Yirmiyahu 1:4 Vino, pues, palabra de Hashem a mí, diciendo: 5 Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones. 6 Y yo dije: ¡Ah! ¡ah, Señor Hashem! He aquí, no sé hablar, porque soy niño.
¿Estaba preparado Yirmiyaju para ese llamado?, lo más probable era que no; sin embargo el Eterno le daba un secreto para asumir su responsabilidad:

Yirmiyahu 1:7 Y me dijo Hashem: No digas: Soy un niño; porque a todo lo que te envíe irás tú, y dirás todo lo que te mande. 8 No temas delante de ellos, porque contigo estoy para librarte, dice Hashem. 9 Y extendió Hashem su mano y tocó mi boca, y me dijo Hashem: He aquí he puesto mis palabras en tu boca. 10 Mira que te he puesto en este día sobre naciones y sobre reinos, para arrancar y para destruir, para arruinar y para derribar, para edificar y para plantar.
¡Hashem estaría con él! Alguna vez pudiéramos decir que estamos preparados para casarnos, o ser padres, o ejercer una profesión, etc., siempre habrá cosas por seguir aprendiendo y no por ello no ejercemos ese papel, lo triste es que lo ejerzamos y que nunca nos preocupemos por mejorar, por ello la preparación en cada área de nuestra vida debe ser continua, debemos ser mejores personas hoy, que ayer; debemos ser mejores padres, hermanos, hijos, profesionales etc. más que ayer. Si pasó el día y no mejoraste en nada, debes preocuparte, el Eterno nos ha llamado a ser mejores cada día, a disfrutar la vida, a aprender a controlar el estrés, las preocupaciones, las responsabilidades, pero debemos trabajar en lograrlo, ¿solos?, ¡no!, con Él, y es ahí donde estribará el secreto, ya que si bregamos solos por el mundo confiando solamente en nuestros conocimientos o capacidades, la lucha será más difícil.  Eterno nos da la garantía que al confiar en Él, tendremos victoria, y tal cual lo hizo con Yirmiyaju, Él pondrá sus palabras en nuestra boca:

Juan 14:25 Os he dicho estas cosas estando con vosotros. 26 Mas el Consolador, el Ruáj HaKódesh -Espíritu Santo-, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.
Recordemos que las cosas que decía Yehoshúa no las decía de él, sino las que oía del Padre:

Juan 12:49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. 50Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho.
Las palabras del Padre están plasmadas en las Escrituras, por lo que si deseamos al igual que Yirmiyaju tener lo escrito: “He aquí he puesto mis palabras en tu boca.”, debe ser objeto de nuestro interés estudiar las Escrituras, y sólo así amados tendremos garantizado que al momento de hablar, saldrán palabras de gracia, al momento de decidir algo, recordaremos lo escrito, al momento de razonar algo, lo haremos con efectividad porque estamos aprendiendo de la verdad que está en la Toráh, así que no desmayemos y que no haya un día que no recurramos a leer las Sagradas Escrituras.
Yehoshúa le dijo a nuestro pueblo:

Juan 5: 39Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;
Así que no dejemos que transcurra el tiempo, aprendamos a vivir la vida con el Eterno a nuestro lado.

¡Shabath Shalom!

Copyright © 2005 mesianicos.com. Todos los derechos reservados

Imprimir esta entrada

Sobre Rabino Mijael Avila

IT, MBA, Merca, Escritor, Empresario, Rab, pero sobre todo Amante de la vida
x

Check Also

Irritar

Tribus 23 de Tammuz de 5768 26 de Julio del 2008 Bamidbar / Números 30.2 – 32.42 Yoel Martinez Roé judío mesiánico viquezu@hotmail.com Sinagogas Bet Haderej Introducción ...