Home > Estudios Bíblicos > 5777 > El asna que abrió su boca

El asna que abrió su boca

Bamidbar [Núm] 22:28 Ya abrió HaShem la boca del asna… / Vaiftaj HaShem et pi haaton…

HaShem lo que hizo con este animal fue abrir su boca para que las palabras fueran entendibles a oídos de Bil’am, y al hacerlo de esta manera no habría ningún impedimento para que ellos se comunicaran.
De esto que acabamos de leer quiero que nos centremos en 3 palabras: Abrió, Boca, Asna.

¿A qué hace alusión la palabra Abrió?
Viene de la raíz Pataj que de manera general se traduce como algo abierto, pero que si consideramos los versos del Tanaj en los que se utiliza, nos ilustra una apertura completa; como si abriéramos una puerta de par en par, con la finalidad de que algo entre o salga con total libertad. Por esta razón también se utiliza cuando algo es desatado o liberado.
Veamos un ejemplo:
Bereshit [Gén] 7:11 El día 17 del mes segundo del año 600 de la vida de Noaj, en este día fueron rotas todas las fuentes del gran océano y fueron abiertas las ventanas de los cielos.

Esas “ventanas” al ser abiertas por completo permitieron que toda el agua que se encuentra por encima de los cielos, fluyeran hacia la tierra sin obstrucción alguna.

Vamos con la segunda que es Boca.
El sustantivo hebreo para referirse a boca es Peh [Pei y He], lo que deseo es que consideremos la primera letra con la que se escribe esta palabra, la cual es Pei.
Si vemos la forma en como está escrita esta letra en el Sefer Torah, encontraremos algo interesante:

Prestemos atención a la forma que tiene el hueco central de esta letra, ¿qué notas? Forma otra letra del Alef-Bet, ¿cuál es? La Bet.
¿Y por qué la Bet? Esta se utiliza para escribir un sinfín de palabras, pero una de ellas es muy conocida por nosotros: Berajah / Bendición.
Acabamos de pasar tres porciones [Beha’aloteja, Shelaj leja, Koraj] en las que el hablar de manera imprudente puede traer consecuencias desagradables para nuestras vidas. El hecho de que en la letra que se utiliza para escribir Boca [Pei], se encuentre implícita la letra con la que se escribe Bendición [Bet], nos enseña que nuestra boca al abrirse debe ser para bendición.

Nuestra tercera palabra es Asna. La raíz de esta [Etan] refleja fuerza o dureza en el sentido de resistencia, por ello es que los burros son utilizados como animales de carga, ya que son muy resistentes.
Bereshit [Gén] 49:24 Pero su arco permaneció firme, y sus brazos se hicieron ágiles, por las manos del Fuerte de Jacob; por el nombre del Pastor, la Roca de Israel.

Ahora seamos algo quisquillosos y tratemos de poner un paralelismo de estas 3 palabras en nuestra persona. Y primeramente imaginémonos un momento como esa asna, sé que la comparación no nos va a agradar del todo, pero no lo hagamos en el sentido físico, sino por la característica que acabamos de ver: la resistencia.

¿Qué fue lo que HaShem abrió del asna de Bil’am? La boca.
Cuántas veces nosotros nos hemos resistido para abrir nuestras bocas con el fin de bendecir y alabar el Nombre del Creador. Durante los servicios, en nuestros rezos, los cantos, pareciera que en ocasiones preferimos quedarnos callados, tal vez por pena o miedo.
Si bien esa característica es utilizada por la asna para bien, para trabajar, resistir, soportar; acaso puedo utilizarla para mantenerme inamovible en aquello que debo cambiar.

Cuando nuestro rezo llega al punto de las Shmoneh ‘esreh o ‘Amidah, que es el momento en el que de manera personal e íntima nos comunicamos y conectamos con HaShem, no lo hacemos en silencio, sino a manera de murmullo, el volumen de nuestra voz en ese momento es muy bajo pero audible. La intención de pedir a HaShem es que las palabras deben salir de nuestra boca, tal como leemos al inicio de esta sección: Adon-i sefatai tiftaj ufi iaguid tehilateja / Mi Señor, mis labios abre, y mi boca relatará Tu alabanza [Sal 51:15].

Nuevamente en esta parte encontramos esa apertura relacionada con la boca, no obstante, debemos cuidar lo que salga de ella.
Revelación 13:6 Y abrió su boca en blasfemias contra Elokim, para blasfemar contra Su Nombre y contra Su tabernáculo, es decir, contra los que tienen morada en el cielo.

Recordemos, nuestra boca debe ser abierta para proferir bendición.
Si HaShem fue capaz de hacer que un animal hablara y pudiera comunicarse, nosotros que contamos con esta capacidad, ¿por qué mantener nuestra boca cerrada?
Sin embargo consideremos lo que sucedió con el asna de Bil’am, ¿por qué habló? Por el mensajero de HaShem que era capaz de ver o por otro motivo. Veamos
Bamidbar [Núm] 22:28 Entonces HaShem abrió la boca del asna, y ésta dijo a Bil’am: — ¿Qué te he hecho para que me hayas azotado estas tres veces?

Será que el único motivo por el que abrimos nuestro boca delante de HaShem, es para quejarnos por lo que no está aconteciendo, ¿únicamente elevamos nuestras palabras al cielo porque necesitamos el favor Divino?
HaShem es capaz de abrir nuestra boca para hablar, qué es lo que queremos, ¿hacerlo porque es bueno para nosotros declarar la fidelidad de HaShem, o solo lo haremos en momento en que la vida nos golpea?

Que la pena no te limite, disfruta de los momentos en lo que te conectas con HaShem. Habla, canta, grita, danza, permítete sentir el deleite de intimar con el Creador. Abre tu boca y bendice sin que nada te lo impida.

¡HaShem te bendiga!

Imprimir esta entrada

Sobre Sharet Mijael

Mijael es editor de contenido para la página de Bet Haderej [mijael.cruz@bethaderej.com]
x

Check Also

La obediencia [El celo]

El no conocer qué es la obediencia y cómo se emplea, desvirtúa este concepto. Se puede llegar al grado de enfocarlo en las personas menos ...