Home > Estudios Bíblicos > El hablar de un gran Rabí

El hablar de un gran Rabí

Diles

15 de Iyar del 5769
9 de mayo del 2009
Vaykrá- Levítico: 21:1 – 24:23

Por: Roé Yoel Martinez
Roé de las Sinagogas Bet HaDerej 

viquezu@hotmail.com
Sinagoga Bet Haderej Cuervanaca

Introducción

Vaykrá-Levitico 21:1 Y dijo el Eterno a Moshé: Habla a los sacerdotes, hijos de Aharón, y les dirás: (El sacerdote), por un muerto entre su pueblo, no se impurifique.
Vayomer Adonay el-Moshé emor el-hakohanim beney Aharón ve’amarta alehem lenefesh lo-yitama be’amav.

Através del tiempo ha recibido nuestro pueblo una gran heredad, un gran numero de grandes y sabios  Rabinos que han dejado comentarios que generan un profundo análisis, provocando un interés en la  búsqueda de la Torá y sus secretos. Parte de esto se genera en el pasúk que aparece como encabezado en esta perashá, del cual quiero comentarles lo siguiente: Aryeh Coffman en el libro de Vaykrá  explica que cuando aparecen Vayomer y emor juntos indica que la comunicación esta completa, porque se presenta el aviso y la explicación de los detalles del aviso para que no hubiera ninguna confusión. Y  tuviera éxito la realización. Parte de estas instrucciones son las jaguim-festividades que el pueblo tendría que realizar durante un año, legado que ha tenido amenazas de todo tipo,  pero que el Creador, Bendito sea Su nombre ha permitido que aun se estén celebrando, a eso se llama dar instrucciones con amor de parte del Eterno.
 

 

Temas de la Perasha
 

Primera alía (10:1 – 10:11)
El Eterno endurece una vez mas el corazón de Faraón, rehusando liberar a los hijos de Israel, cuando dijo: “¿Quién es el Eterno para que yo obedezca a su voz y deje ir a Israel? ¡No conozco al Eterno ni tampoco dejaré ir a Israel!”. Tercera alía (10:24 – 11:2)
El Eterno endurece una vez más el corazón del faraón y rehúsa dejar ir al los hijos de Israel con todo y sus ganados.

 

 

Cuarta alía (11:3 – 12:20)
El Eterno dice así: “A la medianoche yo saldré por en medio de Egipto, y morirá todo primogénito de faraón que se sienta en su trono hasta el primogénito de su sierva y de toda bestia. Un cordero sin defecto sería tomado y su sangre sería puesta como señal en los dos postes y en los dinteles de las casas”.

 

 

Quinta alía (12:21 – 12:28)
La fiesta de Pesaj es instituida por El Eterno. Un cordero de un año y sin defecto sería sacrificado y su sangre sobre los dinteles sería la señal de esa casa para ser librados del exterminio del Eterno.

 

 

Sexta alía (12:29 – 12:50)
Los hijos de Israel piden prestado oro, plata y vestidos a los Egipcios. Unos seiscientos mil hombres salieron de Ramsés a Sucot sin contar a los niños.

 

 

Séptima alía (12:51 – 13:14)
Todo primogénito sería consagrado al Eterno. El Eterno libró a los hijos de Israel mano fuerte, como señal sobre tu mano y memoria ante tus ojos, (Tefilín) para que sea la ley del Eterno en tu boca y recuerdes que te libró de servidumbre de Egipto. La fiesta de panes ázimos es instituida por el Eterno.
 

 

 

 

Enseñanza

 

En los tiempos de Yehoshua haMashiaj se vivía intensamente la Torá pero estaba rodeada de opiniones que daban cierta confusión, como la que abordamos en las conferencias del Shabát en el Brit Hadasha. Donde el Marán –grande- Rabi Yehoshua HaMashiaj daba claramente su postura en varios aspectos. Teniendo en consideración la palabra Emor que al español se pudiera traducir como “di” o “habla” quiero darles un punto de referencia de cómo era el “ hablar de Yehoshua HaMasiaj”  tema que pudiera abarcar en varias conferencias pero por ahora y  para ser un poco mas preciso solo comentaremos el aspecto que tiene en relación con la palabra griega “laléo” ,  porque existen varias palabras en griego que al español lo traducen como habla, este hablar de laléo es una manera genuina, natural, que no pasa por un proceso de análisis, pero no quisiera adentrarme en esto quiero presentarles como lo llevó a cabo nuestro gran Rabi Yehoshua HaMasiaj, antes quisiera tomar el comentario que nos daba Rab Ari Yaakov: “quizás muchos estudiosos de la Torá tengan en gran honra a grandes rabinos, que en muchos de los casos tienen o merecen ciertos títulos, lo cual no digo que este mal, lo que quiero que se entienda es que nosotros tenemos un gran Rabi que ostenta un titulo único, titulo que todos los demás rabinos no tendrán, y ese titulo es el Mashiaj, nuestro Yehoshua HaMashiaj”. Sí un Rabi que tiene una gran estatura y nos dejo un gran legado de enseñanzas y el día de hoy vamos a tomar esos ejemplos que nos dejo para aprender a”hablar”.
La personalidad de nuestro Mashiaj tiene una autoridad verdadera, el hablar para él no tiene sentido si no se esta hablando Torá, un pasaje que nos deja con una sensación de profundidad de su habla es el siguiente.

Matityahu-Mateo 17:2 Y se transfiguró delante de ellos; y resplandeció su rostro como el sol, y sus vestidos fueron blancos como la luz.

Observen como se transformó, un momento especial se abre para entender más, hasta dónde tiene  poder su habla. Un regalo para que después tú y yo lo veamos.

Matityahu-Mateo 17:9 Y como descendieron del monte, les mandó Yehoshua, diciendo: No digáis a nadie la visión, hasta que el Hijo del hombre resucite de los muertos.

Pero volvamos al pasúk de la visión, se transfiguro y ¿para que fue?

Matityahu-Mateo 17:3 Y he aquí les aparecieron Moshé y Eliyahu, hablando con él.

¡Sí! Para Hablar con Moshé y Eliyahu, el tuvo el poder para convocar a través del tiempo a esos grandes personajes, hablar de Torá con Moshé  y de experiencias espirituales con Eliyahu hanavi, solo el  poder de la palabra existía en esos momentos. El ejercer el habla no esta restringido para Mashiaj, en el tiempo no es ningún problema, que experiencia tan grandiosa vivieron los talmidim, ver a Moshé Rabeinu y distinguirlo de Eliyahu, ¿cuantos de aquella época o de cualquiera otra deseo o desea experimentarlo?, sin embargo aun no habían vivido todo veamos.

Matityahu-Mateo 17:5 Y estando aún él hablando, he aquí una nube de luz que los cubrió; y una voz de la nube, [que] dijo: Este es mi Hijo amado, en el cual tomo contentamiento; a El oíd.

Ellos habían ofrecido a Yehoshua HaMashiaj sukot-tiendas para que descansaran Moshé y Eliyahu,  creo que gozaron esos instantes pero les faltaba hacer una gran diferencia entre esos tres personajes veamos.

¡Si! Moshé es grande, ¡si! Eliyahu es grande, Bendito sea el Eterno por eso, pero lo que se tiene que entender es que el mas grande de todos, es Yehoshua el Mashiaj, el grandioso el  que llena de gozo al Creador de los cielos por sus actos, y en si específicamente en lo que el habla,  y por lo tanto la recomendación del Eterno es que lo escuchemos.

Cuando estaba por llegar a un lugar siempre era esperado por multitudes, su voz tenían  tanto que ofrecer que con anhelo esperaban su llegada.

Lucas 8:40 Y aconteció que cuando Yehoshua volvió, la multitud le recibió con gozo; porque todos le esperaban.

¿Que era lo que provocaban su habla entre ellos? Era muy variada la reacción pero en esta ocasión no lo abordaremos del todo, eso será en otra ocasión si el Eterno lo permite, por ahora continuemos con este perek-capitulo de Lucas 8.

Lucas 8:41 Y he aquí un varón llamado Jairo, que era príncipe de la sinagoga, vino, y postrándose a los pies de Yehoshua, le rogaba que entrase en su casa

¡Miren!, un principal de una sinagoga esta siendo seducido por el hablar de
Yehoshua HaMashiaj. No solo lo reconocía, también le rogaba, ¿que esperaba del Mashiaj? ¿Algo sencillo quizás? Veamos.

Lucas 8:42 porque tenía una hija única, como de doce años, y ella se estaba muriendo. Y yendo, la multitud le apretaba.

Una hija de doce años muy probablemente ya había hecho bat mizvá, era el orgullo del padre, y se estaba muriendo, no era sencillo lo que le estaba pidiendo, estaba enferma de gravedad, y todos los recursos estaban agotados y ahora postrado delante de todos, le rogaba que la curara, esto quiero que se lo imaginen en un espacio reducido lleno de personas, amontonadas, queriendo llegar cerca del Rabi mas grande de todos, ¿que interrumpió este cuadro de Jairo y el Mashiaj? Veamos.

Lucas 8:43 Y una mujer que tenía flujo de sangre hacía ya doce años, la cual había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada,

Bueno este pasaje es demasiado conocido, lo interesante es que se vuelve a ver el numero doce como tratando de exponer que doce años en la hija de Jairo no eran pocos porque la mujer con esa misma cantidad de años estaba desesperada por el largo periodo de tiempo que llevaba así, quizás muy delgada, demacrada, débil, por el sangrado que sufría. Este momento vino a llenar el corazón de Jairo aun más de emuná- fe ¿que lo lleno? Veamos:

Lucas 8:44 llegándose por detrás, tocó el tzit tzit de su talit; y luego se estancó el flujo de su sangre.

Entonces Yehoshua dijo: ¿Quién me ha tocado? Y negando todos, dijo Kefá y los que estaban con él: Rabi, la multitud te aprieta y oprime, y dices: ¿Quién me ha tocado?

Este momento interrumpió el cuadro con Jairo, ¿Quién me toco? ¿Era mas importante que lo que el principal de la sinagoga  le pedía?

Imaginasen la cara de Jairo, clamando y a sus pies. Pero sigamos:

Lucas 8:46 Y Yehoshua dijo: Alguien me ha tocado; porque sé que ha salido poder de mí.

Esto fue lo que al oír hablar al gran Mashiaj, a Jairo le abrió un gran entendimiento, ¿Cuántos tenían contacto con el Rabi Yehoshua? Muchos, pero su poder de sanar, había salido de El, alguien atreves de su necesidad y emuná- fe, lo había obtenido sin pedirlo. ¿Pero podría ser cierto esto? ¡Claro!

Veamos.

Lucas 8:47 Entonces, viendo la mujer que no se había ocultado, vino temblando, y postrándose delante de él le declaró delante de todo el pueblo por qué causa le había tocado, y cómo luego había sido sanada.

¡Si! Sin pedirlo lo había conseguido, sintió la salud como algo grandioso, renovada, totalmente, experimentaba la grandeza del Mashiaj y temblaba ante tanta divinidad, ¿como era que los demás no lo sentían así?

¡Que momentos! Y una vez mas el habla del Mashiaj, y su efecto se presentaba para dar una completa esperanza a Jairo veamos, que expresa:

Lucas 8:48 Y él le dijo: Hija, ten buen ánimo; tu fe te ha salvado; ve en paz.

Su habla era confortante, tranquilizadora, y daba respuesta del porque había sido sanada: su emuná- su fe. Había recibido algo sin pedirlo. ¿Cuanto más se le daría a Jairo si lo estaba pidiendo?  Su emuná en Mashiaj había crecido con esa expresión, (tu fe te ha salvado, ve en paz), para que eso estuviera claro que al escuchar y poner a atención al habla del Rabi Yehoshua haMashiaj tiene garantía en el mejoramiento de la emuná viene lo siguiente.

Lucas 8:49 Hablando aún él, vino uno del príncipe de la sinagoga a decirle: Tu hija ha muerto, no molestes más al Rabi.

La hija había pasado de estar enferma a muerta, la prueba estaba puesta, algunos vieron esto como un tope, como que el Mashiaj hasta aquí llegaba, su grandeza no era para tanto, ¿que hizo Yehoshua HaMashiaj? Veamos.

Lucas 8:50 Al oír esto, Yehoshua le respondió: —No temas; sólo cree, y ella será salva.

Jairo volvió escucharla voz del Mashiaj y se tranquilizó, porque esta noticia era para que sus sentidos se perdieran y un gran dolor lo tomara, su razonamiento, sin la emuná- fe en Mashiaj se viera convertido en locura, ¿Qué hizo? Hizo suyas las palabras de Mashiaj,  no tuvo miedo y creyó. Continuemos

Lucas 8:51 Cuando llegó a la casa, no dejó entrar consigo a nadie, sino sólo a Pedro, a Juan, a Jacobo, y al padre y a la madre de la niña.

Todos lloraban y lamentaban por ella. Pero él dijo: —No lloréis. Ella no ha muerto, sino que duerme.
Este comentario de que la niña duerme, identificó el grado de confianza o crédito en algunos veamos.

Lucas 8:53 Ellos se burlaba de él, sabiendo que ella había muerto.

Ellos no habían creído a un Mashiaj, solo eran testigos de un gran personaje pero con limitaciones, porque probablemente ellos dirían que  no sabía distinguir entre un muerto y uno que duerme.
Pero el Mashiaj iba a dar crédito a lo que había expresado, cree y será salva, quería darle a entender con actos el poder de su habla, veamos.

Lucas  8:54 Pero él la tomó de la mano, y habló a gran voz diciendo: —Niña, levántate.

Entonces su espíritu volvió a ella, y al instante se levantó. Y él ordenó que le diesen de comer.
El habla del Mashiaj tiene cumplimiento.

 

 

Conclusión
Tenemos que entender que  Yehoshua el Mashiaj el mas grande Rabi de todos los tiempos, el que nos ama y lo demuestra con ejemplos que el mismo dejo para nuestro gozo y asombro, tenemos que darle gracias a nuestro Gran Mashiaj por el Brit Jadasha (pacto renovado) o conocido entre las naciones como nuevo testamento. Un regalo que tenemos que disfrutar en cada momento de nuestra vida.

 

 

¡Shabat Shalom!
Que el zejut-mérito-del estudio de esta porción sea para hatzlajá y parnasá de Ariel Medina vemishpajá-y familia-,así como consuelo del Cielo hacia Yohaná Bat Sará

 

 

Copyright © 2009 bethaderej.com. Todos los derechos reservados

 
 

 

Segunda alía (10:12 – 10:23)
El Eterno manda a Moshé extender su mano sobre Egipto a fin de que suban langostas y acaben con la poca hierba que dejó el granizo.

 

Imprimir esta entrada

Sobre Roé Yoel Martinez

x

Check Also

Los Kohanim o Sacerdotes

Amados lectores, que la misericordia de Ha Kadosh Baruj Hu  – El santo bendito es- sea sobre ustedes y sus familias, esta porción semanal, que ...