Home > Estudios Bíblicos > 5765 > La vida Aharon hakohen

La vida Aharon hakohen

Introducción

En esta semana hablaremos de un hombre que aparece innumerables veces en la historia de nuestro pueblo, me refiero a: Aharon, él sirvió al Eterno para comenzar un ministerio que vendría a mostrarnos grandes verdades espirituales a través de imágenes físicas, su vida desde luego que no fue fácil pues le tocó nacer y crecer en la época en que nuestro pueblo fue sometido en Egipto, es interesante observar a un hombre con esta condición de vida que tuvo aciertos y también errores.
Escuchar estudio en audio

Enseñanza

Aharon y su familia

Los padres de Aharon pertenecieron a la familia de Levi, el nombre de su padre fue: Amram y el de su mamá: Yojebed (Números 26:50), éstos tuvieron tres hijos: Miriam, Aharon y Mosheh. Aharon tenía tres años más que su hermano Mosheh.
Aharon vivió una situación difícil, imagínatela: los suyos eran oprimidos en tareas pesadas; al nacer su hermano, la vida de éste fue amenazada con muerte y tuvo que ser enviado al río para ser recogido por la hija de Par’oh [Faraón] y a pesar de que fue alimentado por su propia madre vivió alejado de él, no pudo convivir con su hermano como normalmente sucede, transcurrieron casi ochenta años para volver a unir nuevamente sus vidas en un esfuerzo que resultaría titánico: sacar a Israel de Egipto.
La esposa de Aharon fue Elisheba’ y tuvo cuatro hijos con ella: Nadab, Abihu, El’azar e Itamar:
Éxodo 6:23 Y tomó Aharon por mujer a Elisabet hija de Aminadab, hermana de Naasón; la cual dio a luz a Nadab, Abihu, El’azar e Itamar.

Aharon y su servicio

Aharon fungiría como profeta delante del pueblo:
Éxodo 7:1-2 HaShem dijo a Mosheh: Mira, yo te he constituido dios para Faraón, y tu hermano Aharon será tu profeta.

En su tarea de profeta sería el intermediario entre Mosheh y Par’oh para hablar:
Tú dirás todas las cosas que yo te mande, y Aharon tu hermano hablará a Faraón, para que deje ir de su tierra a los hijos de Israel.
Mosheh tenía una deficiencia en su habla, lo que haría que la presencia de Aharon fuera justificable de alguna manera:
Éxodo 4:10 Entonces dijo Mosheh a HaShem: ¡Ay, Señor! nunca he sido hombre de fácil palabra, ni antes, ni desde que tú hablas a tu siervo; porque soy tardo en el habla y torpe de lengua.

Aharon era un varón que conocía a HaShem y se dejaba guiar por El, así lo podemos ver en su encuentro, pues fue HaShem el que le indicó a Aharon que saliera a recibir a su hermano:
Éxodo 4:27-30 Y HaShem dijo a Aharon: Ve a recibir a Mosheh al desierto. Y él fue, y lo encontró en el monte de Elokim, y le besó.

Aharon era un hombre que seguramente tendría una buena reputación lo que le haría tener un acceso directo ante los ancianos que comandaban a Israel. Mosheh le contaría de su encuentro con HaShem y entonces irían con los ancianos:
Entonces contó Mosheh a Aharon todas las palabras de HaShem que le enviaba, y todas las señales que le había dado. Y fueron Mosheh y Aharon, y reunieron a todos los ancianos de los hijos de Israel. Y habló Aharon acerca de todas las cosas que HaShem había dicho a Mosheh, e hizo las señales delante de los ojos del pueblo.
Cuando los hermanos Aharon y Mosheh se volvieron a encontrar, ambos eran de edad avanzada, lo registra la Torah:
Éxodo 7:7 Era Mosheh de edad de ochenta años, y Aharon de edad de ochenta y tres, cuando hablaron a Faraón.

Durante el tiempo que duraría el encuentro de Mosheh con Par’oh, Aharon se sometería a las órdenes de Mosheh que a su vez eran dadas por el Eterno:
Éxodo 7:9 Si Faraón os respondiere diciendo: Mostrad milagro; dirás a Aharon: Toma tu vara, y échala delante de Faraón, para que se haga culebra.

Recordemos que por cuanto Aharon era un profeta, el Eterno también le hablaba; pero en esta tarea, el Eterno le hablaría a Mosheh y éste a su vez transmitiría las indicaciones a su hermano.
Lo normal de un liderazgo es que el de mayor edad lo ejerza; sin embargo tenemos ejemplo en la Escritura que Mosheh siendo el menor lo ejerció sobre el mayor, Aharon en este caso. Este sometimiento de Aharon nos habla de la madurez que él tenía:
Éxodo 7:19 Y HaShem dijo a Mosheh: Di a Aharon: Toma tu vara, y extiende tu mano sobre las aguas de Egipto, sobre sus ríos, sobre sus arroyos y sobre sus estanques, y sobre todos sus depósitos de aguas, para que se conviertan en sangre, y haya sangre por toda la región de Egipto, así en los vasos de madera como en los de piedra.

Éxodo 8:5 Y HaShem dijo a Mosheh: Di a Aharon: Extiende tu mano con tu vara sobre los ríos, arroyos y estanques, para que haga subir ranas sobre la tierra de Egipto.

Éxodo 8:16 Entonces HaShem dijo a Mosheh: Di a Aharon: Extiende tu vara y golpea el polvo de la tierra, para que se vuelva piojos por todo el país de Egipto.

La labor de liderar a Israel conllevó el pagar un precio, el pueblo en su descontento no nada más criticó a Mosheh sino que desde luego también estaba incluido Aharon:
Éxodo 16:2 Y toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Mosheh y Aharon en el desierto.

Números 14:2 Y se quejaron contra Mosheh y contra Aharon todos los hijos de Israel; y les dijo toda la multitud: ¡Mejor muriéramos en la tierra de Egipto; o en este desierto mejor muriéramos!

Números 16:3 Y se juntaron contra Mosheh y Aharon y les dijeron: ¡Basta ya de vosotros! Porque toda la congregación, todos ellos son santos, y en medio de ellos está HaShem; ¿por qué, pues, os levantáis vosotros sobre la congregación de HaShem?

Números 16:41 El día siguiente, toda la congregación de los hijos de Israel murmuró contra Mosheh y Aharon, diciendo: Vosotros habéis dado muerte al pueblo de HaShem.

Números 20:2 Y porque no había agua para la congregación, se juntaron contra Mosheh y Aharon.

Es interesante ver que aunque Aharon y Mosheh tuvieron innumerables dificultades a lo largo del liderazgo que ejercieron, es importante considerar que las decisiones no eran consensuadas, sino que Mosheh se adscribiría a una teocracia y su experiencia la transmitiría a su estudiante Yehoshua’ [Josué] que a la postre le sustituiría. Aharon sería el que le seguiría en liderazgo y adicionalmente tendría otro colaborador llamado Jur:
Éxodo 24:13 Y se levantó Mosheh con Josué su servidor, y Mosheh subió al monte de Elokim. 14Y dijo a los ancianos: Esperadnos aquí hasta que volvamos a vosotros; y he aquí Aharon y Hur están con vosotros; el que tuviere asuntos, acuda a ellos.

Mientras estuvo vivo Aharon, siempre fue él quien siguió en autoridad a Mosheh no obstante que Yehoshua’ sería su sucesor, consecuentemente en el llamado a Mosheh de parte del Eterno también se incluía a Aharon y no necesariamente a todo el cuerpo de liderazgo antes mencionado:
Éxodo 19:24 Y HaShem le dijo: Ve, desciende, y subirás tú, y Aharon contigo; mas los sacerdotes y el pueblo no traspasen el límite para subir a HaShem, no sea que haga en ellos estrago.

Una vez que el tiempo fue propicio para instituir el servicio en el Mishkan, Aharon y sus hijos tendrían el privilegio de ser nombrados: Kohanim –sacerdotes-:
Éxodo 28:1 Harás llegar delante de ti a Aharon tu hermano, y a sus hijos consigo, de entre los hijos de Israel, para que sean mis sacerdotes; a Aharon y a Nadab, Abihu, El’azar e Itamar hijos de Aharon.

Este llamado sería un estatuto perpetuo para su linaje:
Números 18:8 Dijo más HaShem a Aharon: He aquí yo te he dado también el cuidado de mis ofrendas; todas las cosas consagradas de los hijos de Israel te he dado por razón de la unción, y a tus hijos, por estatuto perpetuo.

Números 8:19 Y yo he dado en don los levitas a Aharon y a sus hijos de entre los hijos de Israel, para que ejerzan el ministerio de los hijos de Israel en el tabernáculo de reunión, y reconcilien a los hijos de Israel; para que no haya plaga en los hijos de Israel, al acercarse los hijos de Israel al santuario.

Debido a lo anterior, cualquier persona que pertenecía a un linaje diferente no podría ser denominado: sacerdote, pues se constituía eso como algo despreciable delante de HaShem, si hoy en día en determinadas corrientes se denominan como tal, es algo desaprobado por la Torah:
2 Crónicas 13:9 ¿No echasteis vosotros a los sacerdotes de HaShem, a los hijos de Aharon, y a los Levitas, y os habéis hecho sacerdotes a la manera de los pueblos de otras tierras, para que cualquiera venga a consagrarse con un becerro y siete carneros, y así sea sacerdote de los que no son dioses?

Números 3:10 Y constituirás a Aharon y a sus hijos para que ejerzan su sacerdocio; y el extraño que se acercare, morirá.

Aharon y sus hijos deberían ser consagrados para el servicio del Eterno durarante 7 días:
Éxodo 29:35 Así, pues, harás a Aharon y a sus hijos, conforme a todo lo que yo te he mandado; por siete días los consagrarás.

Aharon y su ordenación

El orden de su semijah [ordenación] sería el siguiente:
1) Tomaría Mosheh a Aharon, su descendencia y demás cosas para consagrarlos:
Levítico 8:2 Toma a Aharon y a sus hijos con él, y las vestiduras, el aceite de la unción, el becerro de la expiación, los dos carneros, y el canastillo de los panes sin levadura.

2) Antes de consagrarlo los lavó con agua:
Levítico 8:6 Entonces Mosheh hizo acercarse a Aharon y a sus hijos, y los lavó con agua.

3) Los ungieron con aceite:
Levítico 8:12 Y derramó del aceite de la unción sobre la cabeza de Aharon, y lo ungió para santificarlo.

4) Los vistió con túnicas, ciñéndolos:
Levítico 8:13 Después Mosheh hizo acercarse los hijos de Aharon, y les vistió las túnicas, les ciñó con cintos, y les ajustó las tiaras, como HaShem lo había mandado a Mosheh.

5) Trajo Mosheh el becerro de expiación y Aharon y sus hijos pusieron sus manos sobre él:
Levítico 8:14 Luego hizo traer el becerro de la expiación, y Aharon y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del becerro de la expiación.

6) Así mismo lo hicieron con el carnero del holocausto:
Levítico 8:18 Después hizo que trajeran el carnero del holocausto, y Aharon y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del carnero.

7) Lo mismo hicieron con el carnero de las consagraciones:
Levítico 8:22 Después hizo que trajeran el otro carnero, el carnero de las consagraciones, y Aharon y sus hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del carnero.

8) La sangre de este último la puso en el lóbulo de la oreja de ellos:
Levítico 8:23 Y lo degolló; y tomó Mosheh de la sangre, y la puso sobre el lóbulo de la oreja derecha de Aharon, sobre el dedo pulgar de su mano derecha, y sobre el dedo pulgar de su pie derecho.

9) Lo mismo lo hizo sobre los hijos de Aharon:
Levítico 8:24 Hizo acercarse luego los hijos de Aharon, y puso Mosheh de la sangre sobre el lóbulo de sus orejas derechas, sobre los pulgares de sus manos derechas, y sobre los pulgares de sus pies derechos; y roció Mosheh la sangre sobre el altar alrededor.

10) Del interior del animal así como una torta sin levadura y demás, la pondría en sus manos para que la mecieran a HaShem:
Levítico 8:27 Y lo puso todo en las manos de Aharon, y en las manos de sus hijos, e hizo mecerlo como ofrenda mecida delante de HaShem.

11) Posteriormente, se ungiría a los próximos cohanim tanto con aceite como con sangre:
Levítico 8:30 Luego tomó Mosheh del aceite de la unción, y de la sangre que estaba sobre el altar, y roció sobre Aharon, y sobre sus vestiduras, sobre sus hijos, y sobre las vestiduras de sus hijos con él; y santificó a Aharon y sus vestiduras, y a sus hijos y las vestiduras de sus hijos con él.

12) Comerían parte de la carne que se había puesto en holocausto:
Levítico 8:31 Y dijo Mosheh a Aharon y a sus hijos: Hervid la carne a la puerta del tabernáculo de reunión; y comedla allí con el pan que está en el canastillo de las consagraciones, según yo he mandado, diciendo: Aharon y sus hijos la comerán.

Las vestiduras que usaba Aharon como cohen hagadol serían dadas al sucesor dentro de sus hijos para que ministrara con ellas:
Éxodo 29:29 Y las vestiduras santas, que son de Aharon, serán de sus hijos después de él, para ser ungidos en ellas, y para ser en ellas consagrados.

Tareas propias de los Kohanim

Serían muchas las tareas que les corresponderían a Aharon y a sus hijos, citaré a continuación las que más resaltan:
1) Al entrar al servicio del Mishkan se deberían lavar las manos y los pies:
Éxodo 30:17-20 Habló más HaShem a Mosheh, diciendo: Harás también una fuente de bronce, con su base de bronce, para lavar; y la colocarás entre el tabernáculo de reunión y el altar, y pondrás en ella agua. Y de ella se lavarán Aharon y sus hijos las manos y los pies. Cuando entren en el tabernáculo de reunión, se lavarán con agua, para que no mueran; y cuando se acerquen al altar para ministrar, para quemar la ofrenda encendida para HaShem.

2) Quemaría incienso todas las mañanas:
Éxodo 30:7 Y Aharon quemará incienso aromático sobre él; cada mañana cuando aliste las lámparas lo quemará.

3) Encendería las lámparas al anochecer y quemaría incienso:
Éxodo 30:8 Y cuando Aharon encienda las lámparas al anochecer, quemará el incienso; rito perpetuo delante de HaShem por vuestras generaciones.

4) A Aharon le correspondería hacer la expiación en Yom HaKipurim –Día de las Expiaciones-:
Éxodo 30:10 Y sobre sus cuernos hará Aharon expiación una vez en el año con la sangre del sacrificio por el pecado para expiación; una vez en el año hará expiación sobre él por vuestras generaciones; será muy santo a HaShem.

5) Les correspondería llevar a cabo: sacrificios, holocaustos y ofrendas como parte de su ministerio:
Levítico 1:1-7 Llamó HaShem a Mosheh, y habló con él desde el tabernáculo de reunión, diciendo: Habla a los hijos de Israel y diles: Cuando alguno de entre vosotros ofrece ofrenda a HaShem, de ganado vacuno u ovejuno haréis vuestra ofrenda. Si su ofrenda fuere holocausto vacuno, macho sin defecto lo ofrecerá; de su voluntad lo ofrecerá a la puerta del tabernáculo de reunión delante de HaShem. Y pondrá su mano sobre la cabeza del holocausto, y será aceptado para expiación suya. Entonces degollará el becerro en la presencia de HaShem; y los sacerdotes hijos de Aharon ofrecerán la sangre, y la rociarán alrededor sobre el altar, el cual está a la puerta del tabernáculo de reunión. Y desollará el holocausto, y lo dividirá en sus piezas. Y los hijos del sacerdote Aharon pondrán fuego sobre el altar, y compondrán la leña sobre el fuego.

Levítico 6:9 Manda a Aharon y a sus hijos, y diles: Esta es la ley del holocausto: el holocausto estará sobre el fuego encendido sobre el altar toda la noche, hasta la mañana; el fuego del altar arderá en él.

6) Fuera del las actividades propias del Mishkan también serían los encargados de cerciorarse que una persona estaba sanada de tzara’at -lepra-:
Levítico 13:2 Cuando el hombre tuviere en la piel de su cuerpo hinchazón, o erupción, o mancha blanca, y hubiere en la piel de su cuerpo como llaga de lepra, será traído a Aharon el sacerdote o a uno de sus hijos los sacerdotes.

7) A Aharon y a sus hijos les correspondería desarmar el Mishkan -tabernáculo-:
Números 4:5 Cuando haya de mudarse el campamento, vendrán Aharon y sus hijos y desarmarán el velo de la tienda, y cubrirán con él el arca del testimonio.

Números 4:15 Y cuando acaben Aharon y sus hijos de cubrir el santuario y todos los utensilios del santuario, cuando haya de mudarse el campamento, vendrán después de ello los hijos de Coat para llevarlos; pero no tocarán cosa santa, no sea que mueran. Estas serán las cargas de los hijos de Coat en el tabernáculo de reunión.

Números 3:6 Haz que se acerque la tribu de Leví, y hazla estar delante del sacerdote Aharon, para que le sirvan.

8) Serían los encargado de tocar la trompeta de metal conocida en hebreo como Jatzotzerah:
Números 10:8 Y los hijos de Aharon, los sacerdotes, tocarán las trompetas; y las tendréis por estatuto perpetuo por vuestras generaciones.

La vida de Aharon puede ser estudiada desde diferentes ópticas, le hemos dado en esta ocasión un vistazo breve a toda su vida con el objeto de que la tengamos en el corazón como referencia, hay mucho por aprender todavía de él. Es importante que conozcamos estas cosas básicas que nos servirán en un futuro para comprender en toda su extensión la vida de este siervo de HaShem.

Conclusión

Aharon fue un hombre vulnerable como todos nosotros, no todo lo que hizo fue perfecto, y es por a estos errores que nos ilustra el TaNaJ como podemos aprender de ellos para no cometerlos. Debido al espacio, sólo voy a mencionarlos tratando de rescatar la valía de estos sucesos:

1) El Becerro de oro. Leemos en el libro de Shemot lo acontecido a lo largo del capítulo 32. Vemos algunos versículos:
Éxodo 32:1-3 Viendo el pueblo que Mosheh tardaba en descender del monte, se acercaron entonces a Aharon, y le dijeron: Levántate, haznos dioses que vayan delante de nosotros; porque a este Mosheh, el varón que nos sacó de la tierra de Egipto, no sabemos qué le haya acontecido. Y Aharon les dijo: Apartad los zarcillos de oro que están en las orejas de vuestras mujeres, de vuestros hijos y de vuestras hijas, y traédmelos. Entonces todo el pueblo apartó los zarcillos de oro que tenían en sus orejas, y los trajeron a Aharon.

Aharon al igual que muchos líderes fue influenciado por la multitud. Si algo debemos aprender como líderes es el no dejarnos mover por la gente, ya que al prestarle oído a la multitud se lo dejamos de poner al Eterno.

2) La murmuración que Aharon hizo junto a su hermana. Leemos en el capítulo 12 de Bamidbar -Números-, que en contubernio con su hermana criticaron las acciones de Mosheh y trataron de ponerse a su nivel, esto resultó en castigo principalmente para Miriam puesto que le sobrevino lepra:
Números 12:1 Miriam y Aharon hablaron contra Mosheh a causa de la mujer cusita que había tomado; porque él había tomado mujer cusita.

Números 12:10 Y la nube se apartó del tabernáculo, y he aquí que Miriam estaba leprosa como la nieve; y miró Aharon a Miriam, y he aquí que estaba leprosa.

Uno de los puntos que resalta de esta problemática es la envidia que le tuvieron a Mosheh a pesar de que lo conocían a la perfección, su carne fue susceptible de querer ser como él. Debemos aprender que el lugar que tendremos tanto para con el Eterno como para con la gente, no lo debemos tomar a la fuerza, sino HaShem dictaminará cual será.

3) El caso de sus hijos: Nadab y Abihu. Estos dos hijos de Aharon encontraron la muerte por ofrecer al Eterno abominación:
Levítico 10:1 Nadab y Abiú, hijos de Aharon, tomaron cada uno su incensario, y pusieron en ellos fuego, sobre el cual pusieron incienso, y ofrecieron delante de HaShem fuego extraño, que él nunca les mandó.

Aunque es difícil determinar cuál fue la falla de parte de su padre Aharon, no nos debe quedar duda que tal vez se pudo evitar si hubiera tenido una supervisión más de cerca para con ellos así que debemos aprender que el papel de padre no es fácil, requiere todo nuestro ahínco y la máxima cercanía posible para con nuestros hijos.

Shabat shalom!

Imprimir esta entrada

Sobre Rabino Mijael Avila

IT, MBA, Merca, Escritor, Empresario, Rab, pero sobre todo Amante de la vida
x

Check Also

Congregación: ‘Edah / Testigo

Existe un pueblo el cual ha sido testigo de HaShem. En hebreo se nombra ‘Edah. A esta ‘Edah, Elokim la ha tomado para Sí y ...