Home > Estudios Bíblicos > Legislaciones de relaciones para hijos y no hijos

Legislaciones de relaciones para hijos y no hijos

Cuando Salistes 

9 de Elul del 5763
6 de Septiembre del 2003
Debarim / Deuteronomio 21:10-25:19

Por Mijael Ávila

Rabino Mesiánico

mijaelavila@mesianicos.zzn.com

Sinagoga Bet Haderej 

Cuernavaca, Morelos, México

Introducción

Debarim 21:10 Cuando salieres a la guerra contra tus enemigos, y el Eterno, tu Dios, los entregare en tu mano, y llevares de ellos cautivosDebarim 21:10 Ki-tetse lamiljamah al-oyveyja unetano Adonay Eloheyja beyadeja veshavita shivyo.

En la quinta alía de ésta perasha nos encontramos con un pasaje que habla acerca de un tema difícil de tratar el cual es el divorcio, y si bien, hay temas que resultarían edificantes para nuestro espíritu, también hay temas que tienen que ver con una práctica de vida, la cual es necesario conocer como el Eterno la legisla y de que manera evitarla, así como también como se debe usar.

 

En medio de la kehilá -iglesia correctamente congregación- de Yehoshua existen una infinidad de temas, los cuales no tienen un consenso generalizado, por lo que dependiendo de la corriente religiosa a la que se adscriban, es como se trata, y realmente es triste darse cuenta de ésta terrible verdad, sobre todo, por que detrás de cada postura, existirán patrones de conducta los cuales marcarán a la denominación en cuestión, pero lo que es definitivo, es que solo hay una verdad, y ésta no la tiene religión o denominación alguna, sino que la verdad está en Hashem, por lo que siempre será importante acudir a nuestra fuente de donde emana la voluntad de Hashem que es la Escritura, y no obstante de lo que crea la congregación donde se asiste, será importante darnos la oportunidad de revisar y analizar cada postura del lugar en donde se asiste, sobre todo, por que si a algo hemos sido llamados, tanto ustedes como su servidor, es a apegarnos a la verdad, por lo tanto en esta ocasión presentaré los argumentos Escriturales, y contextuales del divorcio, para que cada lector, se forme un criterio, y si en algo va a creer, tenga un capítulo y un versículo para sustentarlo, y no lo deje a la mera deducción, como en muchos casos se hace. 

Temas de la parashát

Primera alía (21:10-21)
Se describe la manera permisible que una mujer capturada en la batalla puede casarse. Se protege el derecho de herencia del hijo primogénito. Se enseña la pena para el hijo que tomo el mal camino.

Segunda alía (21:22-22:7)
Se describe la ley sobre un hombre que fue colgado, la prohibición de usar ropas del sexo opuesto. Uno no debe tomar una pájaro y sus huevos; para tomar sus huevos se debe echar a la madre primero. Se habla sobre quien se encuentra propiedad ajena perdida.

Tercera alía (22:8-23:7)
Se enseña sobre la edificación de una casa. Esta prohibido plantar un campo con una mezcla de semillas, arar con un buey y un burro al mismo tiempo, o hacer una ropa con lino y lana juntos. Una ropa que tiene cuatro esquinas debe llevar tzitzit en las esquinas. Se enseña sobre las relaciones inmorales.

Cuarta alía (23:8-24)
Se enseña la suerte de un esclavo que se escapa. Esta prohibido la usura. Se le advierte a los Hijos de Israel en contra de hacer juramentos. Un trabajador puede comer de la fruta que esta cosechando pero no llevarla a su casa.

Quinta alía (23:25-24:4)
Se enseña sobre las leyes de divorcio y segundas nupcias.

Sexta alía (24:5-13)
Se enseña cuando un hombre recién casado este exento del servicio militar para poder estar con su mujer durante el primer año de casados. Se enseña la pena por secuestros. Esta prohibido remover las señas de tzara’at. Se debe de pagar a los trabajadores inmediatamente.

Séptima alía (24:14-25:19)
Se enseña sobre los convertidos y huérfanos tienen derechos especiales de protección. Los pobres tienen una parte de la cosecha. Una corte puede imponer el castigo de latigazos. Un buey no debe ser maltratado mientras trilla; se le debe dar de comer mientras trabaja. Es una mitzva para un hombre casarse con la viuda de su hermano si no hay hijos de ese matrimonio. Se debe ser honesto con respecto a las medidas de peso.

Ultima lectura (25:17-19)
Cualquier rastro de Amelek debe ser erradicado, porque ellos tendieron una emboscada al pueblo Judío después de Éxodo.

Enseñanza

El divorcio tuvo su razón de ser, en la medida que en la sociedad el compromiso matrimonial se formalizó, y por lo tanto para un compromiso formal de unión de un hombre con una mujer, en caso de que se separarán, también debería de existir su contrapartida, ahora, antes de leer la quinta alía de ésta perasha que es en donde se encuentra el tema a tratar, vayamos al Brit Jadashá – Pacto renovado – para leer el encuentro que tuvo rabi Yehoshua Hamashiaj con los Fariseos:
Mateo 19:3 Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa? 4Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, 5y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? 6Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. 7Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla? 8El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. 9Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera

Los fariseos, acuden a nuestro rabino Yehoshua, por una sencilla razón, deseaban conocer su postura al respecto de éste delicado tema, y sobre todo, por si quizá le hallaran en alguna falta en cuanto a la interpretación que le diera a la Torah. Y una vez más, para todos aquellos que piensan que Yehoshua no era rabino, y por lo tanto una autoridad, entonces, ¿Para que un fariseo le haría una pregunta teológica a alguien sin autoridad? Y para corroborar esto, solo lean el siguiente pasuk – versículo – “Lucas 5:17 Aconteció un día, que él estaba enseñando, y estaban sentados los fariseos y doctores de la ley, los cuales habían venido de todas las aldeas de Galilea, y de Judea y Jerusalén; y el poder del Señor estaba con él para sanar“, y por si alguno no lo sabe, los registros históricos de la época de los fariseos, se encuentran precisamente en el Brit Jadashá, y he leído varios libros judíos, en los cuales se cita una y otra vez al Brit Jadashá, para corroborar su forma de vida, sus prácticas etc. Ahora hay gente que toma estos datos como históricos, y desacreditan lo demás, pero una vez más se comprueba, lo importante que fueron las opiniones vertidas por el rabino Yehoshua Hamashiaj para sus contemporáneos.

Una generación antes de Yehoshua, existieron dos grandes rabinos, que influenciaron a toda la corriente farisaica, y que hasta nuestros días su influencia sigue vigente, ellos son Hillel y Shammay, ambos tenían sus yeshivot – centros de estudio- conocidos como Bet Hillel y Bet Shammay, y lo hemos comentado en otras ocasiones, ya que uno de los talmid – estudiantes – de Hillel, fue Gamaliel, un doctor de la Torah, que mostró su sabiduría, al aconsejar al respecto de lo que deberían de hacer con los apóstoles, una vez que Yehoshua había subido con Avinu -Padre nuestro-, “Hechos 5:34Entonces levantándose en el concilio un fariseo llamado Gamaliel, doctor de la ley, venerado de todo el pueblo, mandó que sacasen fuera por un momento a los apóstoles”. Este gran rabino Gamaliel, fue a su vez rabino de Shaul – Pablo- como lo leeremos a continuación: “Hechos 22:3 Yo de cierto soy judío, nacido en Tarso de Cilicia, pero criado en esta ciudad, instruido a los pies de Gamaliel, estrictamente conforme a la ley de nuestros padres, celoso de Dios, como hoy lo sois todos vosotros”, y es importante comentar esto, ya que las escuelas de Hillel y de Shammay fueron decisivas en muchos casos en cuanto a la interpretación de la Torah, y por supuesto dos de las mas reconocidas, de ahí que cuando los fariseos venían con nuestro amado Yehoshua, deseaban hallarlo en una contradicción, contra las normas establecidas por las escuelas de su época, sin embargo el rabino Yehoshua con sus enseñanzas, por supuesto que en muchas cosas confirmaría lo enseñado por éstas yeshivot, y en otras tantas establecería sus interpretación la cual marcaría a sus seguidores, y por supuesto bien podríamos decir que nosotros estudiamos la Torah conforma a Bet Yehoshua, pero no por ello, d eja de ser judaísmo, y mucho menos una religión nueva.

En la Mishna, en Gittin 9:10, precisamente habla de las dos posturas adoptadas por las escuelas de Hillel y de Shammay en cuanto al divorcio, la de éste último decía que un hombre puede divorciarse salvo que encuentre en ella algo impropio o indecente, sin embargo el Bet Hillel decía que el hombre se podría divorciar aún por la causa de que su esposa le quemara su comida, y como podremos notar Yehoshua Hamashiaj, estuvo de acuerdo en este caso (ya que existen otros tantos que coincidió con el bet Hillel), y más adelante mostraré por qué los rabinos Shammay y Yehoshua estuvieron en lo correcto.

Pero ¿De donde sacarón sus conclusiones los rabinos Yehoshua Hamashiaj, Hillel y Shammay? Precisamente de parte de la quinta alía correspondiente a la perasha de ésta semana:
Debarim 24:1 Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio, y se la entregará en su mano, y la despedirá de su casa. 2Y salida de su casa, podrá ir y casarse con otro hombre. 3 Pero si la aborreciere este último, y le escribiere carta de divorcio, y se la entregare en su mano, y la despidiere de su casa; o si hubiere muerto el postrer hombre que la tomó por mujer, 4 no podrá su primer marido, que la despidió, volverla a tomar para que sea su mujer, después que fue envilecida; porque es abominación delante de Hashem, y no has de pervertir la tierra que Hashem tu Dios te da por heredad.

Enumeremos lo que nos enseña esta porción relativo al divorcio.

1 Si un varón toma una mujer y se casa, y encuentra alguna cosa indecente, le puede escribir carta de divorcio.
2 Si el marido realiza la carta de divorcio deberá entregársela en la mano y despedirla.
3 La mujer con esa carta de divorcio podrá volverse a casar.
4 Si el segundo hombre con el que se casara también le da carta de divorcio, el primer esposo no podrá volverla a tomar como esposa por que es abominación a Hashem.
5 Si el segundo hombre con el que se casara, se muere tampoco el primer esposo podrá volverla a tomar como mujer por cuanto es abominación a Hashem.

Ahora comentaré cada punto:

1 La llamada carta de divorcio en hebreo se le conoce como “Sefer Kritut“, el cual provocaba que existiera una formalidad en la separación del vínculo matrimonial, sin embargo éste acto de “kritut” se ejecutaba mediante una acto físico que se conoce como “Garash“, que lo traducen al español como “repudio” o para que se oiga mejor “despido“, de ahí que la ejecución de ese kritut – divorcio- se hacia mediante un Garash – repudio-. Y todo ello debía ser avalado mediante el sefer – rollo o carta-. En el griego del Brit Jadashá, existen sus correspondientes vocablos, para la palabra “Sefer Kritut” en el griego “Biblion apostasion“, y para “Garash” su correspondiente palabra griega es “Apoluo“. Por lo que para formarnos una opinión debemos estudiar contextualmente estas palabras, junto a las relacionadas.

En la Torah se establece que el divorcio solo se podría llevar a cabo si se hallaba en ella algo “indecente” (obviamente en la traducción al español) y es aquí donde entra el por qué de la interpretación de nuestro amado Yehoshua Hamashiaj.

El vocablo hebreo que se tradujo al español como “indecente” es Ervah (ayin, resh, vav y hei), el cual se traduce en otras ocasiones como desnudez, sin embargo al español también hay otras palabras hebreas que se traducen al español como desnudez, como lo son Maor (Mem, ayin, vav y resh), Maar (mem, ayin y resh), y Eyrom (ayin, yod, resh y mem), sin embargo el vocablo que aparece el Debarim 24:1, Ervah, a diferencia de los demás, tiene una connotación que no nada más implica la desnudez física, sino también el hecho de un contacto sexual impropio, y para que lo entendamos bien, aquí están algunos pasukim – versículos- en donde aparecen algunos ejemplos:
Levítico 18:6 Ningún varón se llegue a parienta próxima alguna, para descubrir su desnudez. Yo Hashem… 8 La desnudez de la mujer de tu padre no descubrirás; es la desnudez de tu padre. 9 La desnudez de tu hermana, hija de tu padre o hija de tu madre, nacida en casa o nacida fuera, su desnudez no descubrirás.

Con lo anterior, es explicable por que Yehoshua, dictamina que ese “Ervah” o “indecencia” tiene que ver con el hecho de haber tenido una relación sexual ilícita y esto es confirmado a partir de la intepretación hecho por Yehoshua Hamashiaj.

2 Con los comentarios de las noticias, debido a los recientes sucesos en el medio oriente, en México se ha resaltado mucho las condiciones de abuso en las que viven las mujeres musulmanas, ahora, no estoy generalizando nada, sino nada mas enuncio lo que he escuchado en algunos medios, y es que dijeron, que los hombres tienen en su potestad divorciarse por cualquier causa, e incluso, solo bastaba con que tomaran el teléfono y le avisarán que ya no sería su esposa, o bien le mandarán decir con alguien. En la Torah, no es así, el Eterno obligo al hombre en caso de que dejara a su esposa, que él cumpliera un trámite formal, y que llevará él con la responsabilidad de entregársela en su mano y de despedirla, cumpliendo así el mismo con ello.

3 Una mujer divorciada de acuerdo a la Torah es posible que se vuelva a casar, y por lo tanto, su nuevo matrimonio será bendecido por Hashem ya que El lo permitió. Si una mamá me preguntará ¿Rabino es aceptable que mi hija se case con un divorciado? O bien ¿Qué mi hijo se case con una divorciada? La respuesta es SI, pero no por ello quiere decir que es lo deseable, es decir, el Eterno lo permite sobre todo por que en su sabiduría sabe que entre los hombres acontece, pero por supuesto nunca sería mi recomendación. Por la ignorancia de esto, he visto a muchos hijos e hijas, que se han quedado sin familia, por haberse casado con alguien divorciado, y si Hashem aún lo permite, los padres tendrán la obligación de apoyar a sus hijos, y nunca provocar una ruptura con ellos.

Este punto lo ampliaré más adelante, pero por ahora solo quiero que quede claro, que nosotros no debemos hacer lo que Hashem nos prohíba tácitamente en Su Palabra, y por supuesto hacer lo que tácitamente se escribe, y no es justo que los hombres prohibamos cosas que Hashem ha permitido y mucho menos utilizando su nombre, ya que si tu alguna vez dices la conocida frase “Es que Elohym dice…” y no tienes un capítulo y un versículo ¡Ten mucho cuidado! Ya que estás ursurpando Su Nombre. Ahora, entendamos que esto no es necesariamente por que Hashem lo quiera, sino por que sabe que entre los hombre se presentan éstas situaciones. ¿A quienes se les prohibió tácitamente en la Escritura no casarse con repudiados? Solo a los cohanim – sacerdotes-, es decir los que por sus venas corre, sangre de la familia de Aarón. Pero por favor, no espiritualices las Escrituras en éste tenor, ya que un cohen – sacerdote- es aquel que tiene el derecho de servir en el Santo Templo:
Levítico 21:7 Con mujer ramera o infame no se casarán, ni con mujer repudiada de su marido; porque el sacerdote es santo a su Dios.

4 La mujer si vuelve a quedar sola, por haberse nuevamente divorciado o quedado viuda no podrá volverse a casar con su primer marido. La razón de esto, es que el matrimonio es un acto santo, tan es así que se le conoce como “kidushim” -santificación- a la boda, y al momento de que el hombre se junta con la mujer, pasan a ser una carne, pero si la abandonó y otro hombre la tomó para si, entonces ese acto de santificación se mancha por cuanto otro hombre ya la toco. Por lo tanto es abominación y en nuestro pueblo esto, no debe ocurrir.

5 Es igual al punto 4.

LA LEGISLACION PARA MATRIMONIOS EN DONDE AMBOS SON HIJOS

Ahora regresemos a la enseñanza de Yehoshua:
Mateo 5:31 También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, dele carta de divorcio. 32Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio

Yehoshua Hamashiaj, enseña que la única causal para el divorcio es el adulterio, sin embargo debemos entender que ésta enseñanza solo está dirigida para hijos, es decir, Yehoshua no estaba en ese momento enseñando a judíos y a gentiles, o mejor dicho a hijos y a no hijos ¿Verdad? Sino que Yehoshua estaba legislando para cuando un matrimonio estaba compuesto tanto por un marido como por una mujer creyentes. Y por ello, no hay contradicción por lo dicho por el rabino Shaul, y que mas adelante lo trataré. Esto que comento es muy, muy importante que lo entiendas, ya que muchas veces los creyentes, queremos meterles la Biblia hasta por las narices a la gente que conocemos, y usamos frases como “Tu tienes que hacer esto por que la Biblia dice…” o “Tu no debes comer esto por que la Biblia dice…” y esto amados del Eterno, NO ES CORRECTO, ya que la Biblia es para nosotros Sus hijos, y no para aquellos que no le han conocido, por ello, solo nosotros tenemos la obligación de guardarla, y no todo el mundo, ahora, que para ellos también sería buena que la guardaran, si, es lo deseable, pero de ninguna manera es obligatoria para la gente que no conoce de Hashem. Así que guárdate de imponérsela por la fuerza a tu suegra, hermanas, tíos, primos que no son creyentes por que para ellos, por lo pronto no es.

Si seguimos analizando el pasaje, notaremos algo importante, ¿Qué pasa cuando el varón decide dejar a su mujer por una causa diferente al adulterio? Hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio. ¿Por qué? Bueno pues lo que sucede es que el vínculo matrimonial el cual es santo, no ha sido profanado, y por lo tanto su vínculo esta firme, por lo tanto, al “repudiar” o “despedir” a la mujer la envía a cometer adulterio. Por todo lo anterior, la única causal de divorcio válido para cuando ambos son hijos del Eterno es el adulterio, sin embargo, en el Brit Jadashá, se complementa éste asunto, contestando la pregunta ¿Qué pasaría si aún el matrimonio decide separarse sin que medie el adulterio? Bueno pues la respuesta es que es posible, “separase” mas no “divorciarse”, pero esto no será válido para volverse a casar en una segunda instancia, ya que eso les llevará al adulterio:
1 Corintios 7:10 Pero a los que están unidos en matrimonio, mando, no yo, sino el Señor: Que la mujer no se separe del marido; 11y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido; y que el marido no abandone a su mujer.

En México una de las causales para el divorcio es la incompatibilidad de caracteres, y por asemejarlo de alguna manera a las leyes humanas, esto sería parecido, solo que no se aprueba como tal en un “divorcio“, sino que tan solo es una “separación“, definitiva, pero sin la posibilidad de volverse a casar para cualquiera de los cónyuges.

¿Por qué Hashem permitió el divorcio? Por la dureza del corazón del hombre. Esa fue la causa, y que quede bien claro, no es por que El lo desee, ya que su voluntad siempre fue que el hombre y la mujer al unirse fueran una sola carne durante toda su vida. Leamos otro de los evangelios que trata el mismo tema, pero añadiendo aspectos importantes:
Marcos 10: 2Y se acercaron los fariseos y le preguntaron, para tentarle, si era lícito al marido repudiar a su mujer. 3El, respondiendo, les dijo: ¿Qué os mandó Moisés? 4Ellos dijeron: Moisés permitió dar carta de divorcio, y repudiarla. 5Y respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento; 6pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios. 7Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, 8y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno. 9Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. 10En casa volvieron los discípulos a preguntarle de lo mismo, 11y les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella; 12y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.

En el griego la palabra para dureza de corazón es Sklerokardia que proviene a su vez de Kardia que se traduce al español como corazón, y Skleros “duro“, hace algunos años cuando estudiaba acerca de la “dureza”, me di cuenta que existía en éste caso algo con que compararla, y es semejante a un callosidad, por ejemplo si haces trabajos manuales, primero te sale una ampolla, pero después la parte lastimada se empieza a curtir y entonces se endurece, ¿Qué tan sensible es cuando se endurece? Casi nada, por lo tanto si te pellizcas en donde tienes el callo, la piel es insensible y soporta el maltrato del trabajo. Ahora, llevémoslo esto al corazón, lo que sucede es que debiendo realizar la función de servir de un repositorio de la voluntad de Hashem, y transmitírsela a la mente, al endurecerse no cumple su función, y entonces la mente deja de oírlo, por lo tanto el divorcio Hashem lo permite en el hombre sabiendo de antemano que si no lo legisla, de todos modos el hombre lo hará y entonces habrá más perjudicados. Entonces reconozcamos que Hashem deseó que el hombre y la mujer durante toda su vida fueran una sola carne, y esa si, es la voluntad de Hashem.

En el pasaje anterior me encontré con algo que me dejo sorprendido, ya que cuando investigue en algunas fuentes de nuestro pueblo al respecto de las opiniones del divorcio, me di cuenta que era generalizado el entendido de que un varón puede repudiar a su mujer, pero ¿Qué sucedía si una mujer repudiaba a su marido, era válido? En algunos casos si, y en otros no, sobre todo contemporáneamente es permitido, de ahí que en el verso 12 nos revela el asunto nuestro rabi Yehoshua Mateo 10: 12y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio. Con esto pude comprender que aun en los tiempos de Yehoshua había mujeres que repudiaban a sus maridos, y esto al conocerlo, daría mucho descanso en cuestión de culpas que tienen muchas mujeres que por azares de la vida han pasado por éste hecho.

LA LEGISLACION PARA MATRIMONIOS EN DONDE AMBOS SON HIJOS

Previamente escribí, que la Biblia legisla la sana convivencia entre hijos, ¿Qué sucede en una relación de un hijo con un incrédulo? Pues bien, la Biblia marca la pauta, pero sobre todo las leyes humanas son las que decidirán, de ahí que en muchos casos la Escritura saca a luz que se debe hacer en relaciones desiguales, o como la Biblia les llama “en yugo desigual”.

Rabi Shaul aclara el proceder en las relaciones de “yugo desigual”:
1 Corintios 7:10:12Y a los demás yo digo, no el Señor: Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone. 13Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone. 14Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos. 15Pero si el incrédulo se separa, sepárese; pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios. 16Porque ¿qué sabes tú, oh mujer, si quizá harás salvo a tu marido? ¿O qué sabes tú, oh marido, si quizá harás salva a tu mujer?

Las reglas quedarían así:

1Si un creyente tiene una mujer no creyente y ella no desea separarse, no se debe separar. V12
2 Si una creyente tiene una esposo no creyente y el no desea separarse, no se debe separar. V13
3 El cónyuge incrédulo es santificado a través del creyente, así como los hijos.V14
4 Si el cónyuge no creyente desea separarse, entonces es posible hacerlo por que en tal caso no está sujeto a servidumbre. V15.
5 Todo esto se permitió, por que no hay garantía de que el cónyuge no creyente se convierta V16

Entendamos que Hashem no deseo nunca que se casarán con incrédulos, tan es así que ordeno tajantemente que no se casarán de nuestro pueblo con gente de naciones paganas, pero una vez más sabía que sucedería y debido a ello, en la Biblia tenemos la pauta, no nada mas para hacer, sino también para aconsejar a otros.

Conclusión

En los países latinos los hombres tenemos un severo descrédito, debido al triste proceder de los hombres dentro del matrimonio, en el cual se crea un circulo vicioso, en donde el hombre al no cumplir con sus responsabilidades, la mujer sale a dar la cara por ellas, y entonces el varón conformistamente le cede sus responsabilidades, ya que le permite a el una comodidad sabiendo que será la mujer la que suplirá su papel.

Desgraciadamente en medio de nuestro pueblo no hay mucha diferencia, ya que hay mujeres que mandan a sus hombres, hombres que no cumplen su papel de proveedor, protector y mucho menos de amantes de su familia, pero con todo ello, no debe morir la esperanza, de la cual podamos levantar a las generaciones que están por venir y entonces verdaderamente hagamos la diferencia. Yo tengo un sueño, y es la de ver que mis dos hijos Hiram Obed y Yoshiyaju Ebed, sean de grandes unos verdaderos hombres, y sus esposas sientan que tienen a su lado a un hombre en toda la extensión de la palabra, ruego al Eterno que me permita verlo.

El rabino Eleazar miembro del Bet Hillel en la guemará dijo: “Cuando un hombre se divorcia a su primera esposa, incluso el altar vierte lágrimas”

Y solo resta que leamos uno de los pasajes mas impactantes relativos al divorcio, y que Hashem tenga misericordia de nosotros y de nuestros matrimonios:
Malaquias 2:13 Y esta otra vez haréis cubrir el altar de Hashem de lágrimas, de llanto, y de clamor; así que no miraré más a la ofrenda, para aceptarla con gusto de vuestra mano. 14Mas diréis: ¿Por qué? Porque Hashem ha atestiguado entre ti y la mujer de tu juventud, contra la cual has sido desleal, siendo ella tu compañera, y la mujer de tu pacto. 15¿No hizo él uno, habiendo en él abundancia de espíritu? ¿Y por qué uno? Porque buscaba una descendencia para Dios. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales para con la mujer de vuestra juventud. 16Porque Hashem Dios de Israel ha dicho que él aborrece el repudio, y al que cubre de iniquidad su vestido, dijo Hashem de los ejércitos. Guardaos, pues, en vuestro espíritu, y no seáis desleales. 

¡Shalom Aleijem! 

Copyright © 2003 mesianicos.com. Todos los derechos reservados

Imprimir esta entrada

Sobre Administrador

Administrador del sitio.