Home > Estudios Bíblicos > Si la mujer se olvida de sí misma ¿Quién la recordará?

Si la mujer se olvida de sí misma ¿Quién la recordará?

Rav Mijael Avila “Shlita”
Rabino de las Sinagogas Bet HaDerej

Twitter: @mijaelavila
http://twitter.com/mijaelavila

En las frases recurrentes se oye: “Te tienes que amar primero a ti mismo”, y aunque a cualquiera le puede hacer sentido, el llevar a la práctica esta recomendación parece sencillo, sin embargo, en mi trato con muchas mujeres no siempre lo es.

Hablando en esta ocasión de la mujer, cuando se casa, tiene de forma natural el instinto materno con el cual surge un apego importante a los hijos. El problema que he llegado a apreciar, es que algunas mujeres traen paradigmas o creencias entorno a que una vez que sus hijos nacen, no nada más son su completa responsabilidad, sino también deben proveerles aún más allá de sus fuerzas.

En el caso del cual hablo no me voy a referir a una mujer en condiciones económicas paupérrimas (que es muy pobre), que se quita el bocado de la boca para dárselo a sus hijos. Sino a la mujer que tiene la alimentación cubierta.

En la actualidad el consumismo ha invadido a todo el mundo, las marcas de prestigio o de moda, y la influencia sobre los hijos que junto a sus amigos son una presión extra para entrar en una vida cuyos artículos o gadgets, ropa y accesorios, son casi una exigencia de “amor” de muchos de ellos.

¿Cuál es la obligación de los padres? Vestir, calzar, proteger, proveer alimento, etc. Pero si de proveer se trata, la obligación de los padres es dar zapatos o tenis a sus hijos, ¿Cuáles tenis o zapatos? Pues tenis o zapatos, no deben (y me refiero al “deber”) ser de marca, sino simplemente para cumplir con la obligación, esto es, proveer a los hijos pero no necesariamente lujos, y sobre todo cuando el hijo exige el lujo como si fuera una obligación de los padres.

A mis hijos le he dicho: “te compro unos tenis, esa es mi obligación, pero no lo es comprarte unos tenis de marca, y si puedo y si quiero, pues apúntamelo a mi cuenta porque eso… es un extra”.

Hoy trato sobre todo con muchas mujeres, que no necesariamente se quitan un bocado, valga la redundancia, de la boca, sino que dan todo por complacer a los hijos en sus deseos o caprichos. Y observo a muchas mujeres estresadas creyendo que es su obligación darle a sus hijos lo mismo que tienen sus amigos o familiares, y si tan solo supieran que sencillamente no es su obligación, veríamos a mujeres más felices.

El titulo de este escrito es “Si la Mujer se olvida de sí misma ¿Quién la recordará?” y esta frase surge como consecuencia de todas aquellas mujeres que dan todo, y que en ese dar, se olvidan de sí mismas, pero lo triste es que no nada más ellas se olvidan de sí, sino que sus hijos a la postre se erigen como el rey o la reina y desde esa posición difícilmente considerarán a su madre (que en este caso está abajo) como algo de valía, por cuanto es ella misma la que de su valía se olvidó.

Antes, los niños respetaban y honraban a los adultos, ¿por qué? Hay muchas razones, pero algunas a considerar es que el adulto había logrado “algo”, ya bien sea, en estudios, con hijos, o en logros personales etc. Pero me pregunto ¿un niño o niña, joven o señorita, que logros han tenido para merecer la honra que su madre les tiene? Creo que en la medida que la mujer gaste en ella esos “extras” y no se los dé a ellos (si puede y quiere que bien), estará aún enviándoles el mensaje de que la reina es ella, y por lo tanto la honra y el lugar le retomará.

Estando la madre de niña, vivió la vida que sus padres pudieron darle, pero ahora de mayor, vive la vida para saciar mucho más allá de sus fuerzas a sus hijos, y detrás de ello no se da cuenta que ahora que le corresponde vivir para ella en su adultez, se está olvidando de sí, y luego entonces todos también la olvidarán.

“Corona de los viejos son los nietos y honra de los hijos son sus padres”. Mishléj – Proverbios 17:6

Copyright © 1993 – 2010 bethaderej.com. Todos los derechos reservados.

Imprimir esta entrada

Sobre Rabino Mijael Avila

IT, MBA, Merca, Escritor, Empresario, Rab, pero sobre todo Amante de la vida
x

Check Also

Pesaj, una perspectiva profética parte 01

Pesaj [Pascua], al ser una de las celebraciones instituidas por el Eterno, posee un valor pedagógico y espiritual. Si bien, en ella se ve el ...