Home > Estudios Bíblicos > Tishá b’Áv

Tishá b’Áv

Palabras.

 

8 de Av 5768
9 de Agosto del 2008
Devarim – Deuteronomio 1:1 – 3:22

Introducción

Deuteronomio 1:1  Estas son las palabras que Moisés habló a todo Israel al otro lado del Jordán, en el desierto, en el Arabá, frente a Suf, entre Parán, Tofel, Labán, Hazerot y Dizahab

Devarim 1:1  Ele hadevarim asher diber Moshe el-kol-Israel beever hayarden bamidbar baarava mol suf bein-paran uvein-tofel velavan vajatserot vedi zahav

Nos encontramos a solo unas horas de que el 9 de Áv se haga presente, en esta ocasión nos encontramos en lo que se le denomina shabat jazón-visión, denominado así por que la porción que se acostumbra a leer la haftará-porción de los profetas, es del libro de Yeshayahu-Isaias 1:1 Visión de Isaías hijo de Amoz, la cual vio acerca de Judá y Jerusalén, Aprovecharemos  esta ocasión para hablar acerca de Tishá b’ áv así, su enseñanza y las costumbres que se tienen para un día luctuoso.

 

Temas de la Perasha

La perasha habla sobre los siguientes temas:

Primera alía (1:1-10):
Las palabras que Moshé habló al pueblo. Moshé habla al pueblo haciendo un recuento de la tierra prometida que Hashem les había entregado.

Segunda alía (1:11-21):
El recuento de la elección de los Jefes.

Tercera alía (1:22-38):
El recuento de la elección de los doce espías y la incredulidad de ellos de tomar la tierra.

Cuarta alía (1:39-2:1):
El recuento de la derrota de Israel por su rebelión saliendo a enfrentar a los Amorreos aun, cuando el Eterno no estaba con ellos.

Quinta alía (2:2-30):
El recuento del paso por las tierras de los hijos de Esav en Seir, la advertencia a no provocarlos y el paso por Moab y Amon.

Sexta alía (2:31-3:14):
Israel toma a Hesbon y despoja a Basán.

Séptima alía (3:15-3:22):
Recuento de las heredades de Reuben y Gad. Recuento de las palabras de Moshé a Yoshua. No temer pues el Eterno será quien pelee por ellos

 

Enseñanza

En esta ultima etapa de los benei-hijos de Israel en el desierto tras cuarenta años de peregrinar sin descanso vemos como Moshé Rabenu comienza haciendo un recuento de todo lo acontecido desde la salida de Egipto hasta el lugar en donde se encuentran, desde el verso 1:19 hasta el verso 44, Moshé recuerda a la nueva generación la causa por la cual no permitió el Eterno entrar a la tierra prometida a aquella generación.

Todos conocemos la historia que nos narra Bamidbar-números 13:1 cuando son enviados los  doce meraguelim-espías a la tierra prometida, al llegar ellos con su testimonio acerca de lo que había en la tierra de kenán únicamente Yehoshua ben Nun y Kalev ben Yefoné son los que dan un buen testimonio acerca de la circunstancia tras el llanto y angustia que generó el mal informe de los diez espías, tal cosa provoco que el Santo Bendito es El condenará este mismo día 9 de Áv como el día en el cual con justa razón habríamos de llorar y hacer lamentación. Recordaremos que es en este día cuando los peores episodios en la historia de nuestro pueblo han acontecido recordemos que tanto el primero y segundo Templo fueron destruidos en el mismo tiempo, los decretos de expulsión de España e Inglaterra fueron dictados en un día igual. En la actualidad podemos recordar que en el año 5766 se llevaron a cabo enfrentamientos en la frontera de Israel con Libano haciendo frente a la guerrilla de Hizballáh, en el año 5765 8,000 colonos de Gaza son forzados a salir de sus asentamientos para otorgarlos a los palestinos dándoles un plazo de tiempo después del cual si se negaban a abandonar el lugar usarían la fuerza para desalojar.

¿Por qué tanto sufrimiento?

Cuando leemos en esta porción que el enviar espías a la tierra prometida fue una propuesta que el pueblo presentó delante de Moshé, nos damos cuenta que no fue suficiente el recuento de los milagros y maravillas que protagonizó el pueblo por mano de el Eterno como para hacer que la gran multitud bendecida y protegida subiera a tomar posesión.

Devarim-Deuteronomio 1:19 Cuando salimos de Horeb, anduvimos todo aquel grande y terrible desierto que habéis visto, por el camino del monte del amorreo, como El Eterno, nuestro Elohim, nos lo mandó, y llegamos hasta Cades-barnea. Entonces os dije: “Habéis llegado al monte del amorreo, el cual El Eterno, nuestro Elohim, nos da. Mira, El Eterno, tu Elohim, te ha entregado la tierra: sube y toma posesión de ella, como El Eterno, el Elohim de tus padres, te ha dicho. No temas ni desmayes”. Pero os acercasteis todos a decirme: “Enviemos hombres delante de nosotros, que reconozcan la tierra y a su regreso nos traigan razón del camino por donde hemos de subir y de las ciudades adonde hemos de llegar”.»La propuesta me pareció bien, y tomé doce hombres de entre vosotros, un hombre por cada tribu.

Al parecerle a Moshé buena la propuesta se hizo participe del error de Israel lo cual también ocasiono que perdiera la oportunidad de entrar a la tierra heredada a nuestros antepasados ¿Cuál fue el pecado? La desconfianza en el Eterno, pero no solo eso ya que este seria en todo caso el primer paso para cometer mas y mas pecados. ¿Cómo ejemplificamos esto?

Todos conocemos que la Teshuvá-arrepentimiento es el factor que nos permitirá retornar al camino del Eterno logrando el perdón del Eterno. La teshuvá se compone básicamente de las siguientes partes.

Reconocimiento (del pecado)
Arrepentimiento (remordimiento)
Resarcir los daños
Jamás volver a cometer el mismo error
Ahora bien, conocemos lo que es teshuvá pero ¿que seria lo contrario a ella? Pongamos antonimos a cada uno de estas partes

 

TeshuváPecado
Reconocimiento de nuestra condición (pecado)Arrepentimiento (remordimiento)

Resarcir los daños

pedir perdón

Jamás volver a cometer el mismo errorDesconfianza en el EternoIntención de pecar

Cometer el pecado

renegar

vivir en el pecado

Expliquemos lo anterior

– Reconocimiento de nuestra condición (pecado)

La persona que hace teshuvá reconoce que por  si misma no es capaz de salir adelante sin ayuda del Eterno y reconoce su condición, esta confiesa su culpa delante del Eterno. Contrario a ello la persona que transgrede hace lo contrario ya que desconfía en el poder del Eterno a pesar de haber vivido una y otra vez milagros y buenas dadivas del Creador del Universo.

Devarim-Deuteronomio 1:19 »Cuando salimos de Horeb, anduvimos todo aquel grande y terrible desierto que habéis visto, por el camino del monte del amorreo, como El Eterno, nuestro Elohim, nos lo mandó, y llegamos hasta Cades-barnea. Entonces os dije: “Habéis llegado al monte del amorreo, el cual El Eterno, nuestro Elohim, nos da. Mira, El Eterno, tu Elohim, te ha entregado la tierra: sube y toma posesión de ella, como El Eterno, el Elohim de tus padres, te ha dicho. No temas ni desmayes”. Pero os acercasteis todos a decirme: “Enviemos hombres delante de nosotros, que reconozcan la tierra y a su regreso nos traigan razón del camino por donde hemos de subir y de las ciudades adonde hemos de llegar”.

 
– Arrepentimiento (remordimiento)

 
Recordemos que las intenciones de nuestro corazón son contadas como si estuviéramos cometiendo desde ya el mismo pecado (Matityahu-Mateo 5:28), de modo que si en nuestro corazón existe la sensación de remordimiento y culpa esto nos impulsará a seguir adelante con el retorno en teshuvá, en caso contrario las ideas que salen de nuestro corazón a lo único que encaminan es a que se efectúe un acto que al Eterno no le agrade.

Dijo el Eterno al pueblo en el verso 1:21 b “No temas ni desmayes”, ¿de donde comenzó la idea de desconfiar del Eterno? del miedo y el desmayo que el pueblo experimento a pesar de los cuarenta años de milagros que protagonizaron, obviamente estas sensaciones estaban alojadas en el corazón de ellos, es en el corazón del hombre donde las cosas tienen su origen.

 

–    Resarcir los daños

Es regresar a reconstruir nuestras vidas por medio de los mandamientos, regresar al punto donde fallamos e intentar de nuevo en virtud de cumplir la voluntad del Eterno, la persona que hace lo contrario a ello es la que se rebela delante de Elohim.

1: 21a  Mira, El Eterno, tu Elohim, te ha entregado la tierra: sube y toma posesión de ella, como El Eterno, el Elohim de tus padres, te ha dicho.
¿Cuál era la orden? ¿Enviar exploradores? ¡No! La orden es subir y tomar posesión

– Jamás volver a cometer el mismo error

Tenemos el principio de que el cumplir un mandamiento te lleva a la realización de otro más grande, de modo que si llenamos de mitzvot-mandamientos nuestras vidas no habrá cabida al pecado. El pecador contrario a ello no solo desobedece las órdenes sino que también murmura y señala.

1:26 Sin embargo, no quisisteis subir, sino que fuisteis rebeldes al mandato de El Eterno, vuestro Elohim. Os pusisteis a murmurar en vuestras tiendas, diciendo: “Porque El Eterno nos aborrece, nos ha sacado de la tierra de Egipto, para entregarnos en manos del amorreo y destruirnos. ¿A dónde subiremos? 

 
¿Tuvieron la oportunidad nuestros antepasados de cambiar su destino y el destino nuestro a través de las generaciones? Desde luego, sin embargo ellos aumentaron calamidad por que no solo no subieron sino que murmuraron en contra del Eterno, de aquí aprendemos que también un pecado nos lleva a cometer otro más grande.

Regresemos a nuestra pregunta ¿Por qué tanto sufrimiento?

De todo esto podemos aprender que al ser cada judío el responsable de sus actos también tendrá que ser responsable de las consecuencias, aprendemos también que si el pecado de nuestros ancestros fue capaz de trascender hasta nuestras generaciones es para impulsarnos a no ser ni actuar igual a ellos, lo que de manera vulgar se llamaria como “ejemplos a no seguir”.

¿Cual es nuestro deber ahora?

Esta profetizado que 9 de Áv así como los demás días de ayuno: 10 Tevet, 4 Tishri y 17 Tamuz; que cuales tienen en común ser días en los que se conmemora la perdida del Mikdásh así como los sitios a la ciudad santa, serán convertidos en días de gozo y alegría y fiestas solemnes, pero ¿que debemos hacer para merecerlo? ¿Cómo ganaremos ser participes de esta promesa que el Eterno da? Es lógico que para merecer hay que pagar un precio.

¿Cuál fue el precio que nuestros antepasados pagaron para que estas fechas sean de luto?
Respuesta: desobedecer y ser rebeldes,

¿Cuál debe ser el precio que paguemos para alcanzar este merito que el Eterno promete?
Respuesta: hacer todo lo contrario, es decir, teshuvá.

Es por ello que en la tradición de nuestro pueblo este día se marca con un ayuno que comienza desde la puesta del sol y concluye con la salida de las tres primeras estrellas del día siguiente. A continuación enunciaré los requisitos que marcan este día.

 

–    Durante la noche de tisha b Áv se lee el libro de Ejá-lamentaciones
–    se prohíbe usar o calzar cuero
–    tener relaciones maritales
–    bañarse
–    usar prendas limpias o lujosas
–    salir de paseo, escuchar música o mirar TV
–    no saludar ni envolverse en charlas sin sentido que provoquen risas
–    se debe sentarse en el suelo
–    el estudio de Torá se considera causal de alegría por lo que lo único que se estudiará serán porciones concernientes a la ocasión.
Los menores de edad solo ayunarán hasta medio día como manera de educarlos para cuando alcancen la mayoría de edad, las únicas personas eximidas del ayuno son las mujeres embrazadas, que amamantan, enfermos aun sin gravedad.

Se considera el llorar en este día como parte del luto, de lo cual dicen los jajamim-sabios en el Talmud (tratado de taanit 30) “aquellos que se enlutan  por Yerushalaim, tendrán el merito de ver el esplendor futuro de Yerushalaim y de Israel, como dice el profeta Yeshayahu Isaias 66:10: «Alegraos con Yerushalaim, gozaos con ella todos los que la amáis; llenaos de gozo con ella todos los que os enlutáis por ella”

 

Conclusion

Rabotay-compañeros tenemos más de 2000 años sin el santo templo en medio de la tierra, ¿que es lo que ello conlleva? ¿Qué conlleva el hecho de que nos rebelemos al Eterno? meditemos y que sea la voluntad del creador del universo que alcancemos el merito de regresar a nuestra tierra y poder ver con nuestros ojos la reconstrucción del templo y el retorno del Mashiaj

Yejezkel Ezequiel 8:18 Recibí esta palabra de El Eterno de los ejércitos: «Así ha dicho El Eterno de los ejércitos: Los ayunos del cuarto, el quinto, el séptimo, y el décimo mes, se convertirán para la casa de Judá en gozo y alegría, y en fiestas solemnes. Amad, pues, la verdad y la paz. »Así ha dicho El Eterno de los ejércitos: »Aún vendrán pueblos y habitantes de muchas ciudades. Vendrán los habitantes de una ciudad a otra y dirán: “¡Vamos a implorar el favor de El Eterno y a buscar a El Eterno de los ejércitos!”.¡Yo también iré! Y vendrán muchos pueblos y naciones poderosas a buscar a El Eterno de los ejércitos en Jerusalén y a implorar el favor de El Eterno. »Así ha dicho El Eterno de los ejércitos: En aquellos días acontecerá que diez hombres de las naciones de toda lengua tomarán del manto a un judío, y le dirán: “Iremos con vosotros, porque hemos oído que Elohim está con vosotros”

 

¡Shabat Shalom!

Copyright © 2009 bethaderej.com. Todos los derechos reservados.

Imprimir esta entrada

Sobre Sharet Mijael

Mijael es editor de contenido para la página de Bet Haderej [mijael.cruz@bethaderej.com]
x

Check Also

Elul, un camino para dos destinos.

Devarim-Deuteronomio 10:1-4 EN aquel tiempo El Eterno me dijo: Lábrate dos tablas de piedra como las primeras, y sube á mí al monte, y hazte ...