Home > Estudios Bíblicos > 5777 > Cosas ocultas

Cosas ocultas

Introducción

La Torah nos acerca en esta porción a observar la vida de nuestro patriarca. Lo cotidiano son momentos llenos de grandeza, encuentros con seres especiales, sus pláticas, sus comentarios encierran acontecimientos importantes.
Todos los eventos son de gran calidad para enseñarnos a vivir de manera adecuada.

Cada momento en la vida de nuestro patriarca nos ofrece soluciones para nuestras problemáticas. La manera directa que el patriarca realiza las cosas, hacen verlas fáciles de realizar, sin embargo, en realidad está condicionada por la gran disciplina que el patriarca tenía.

Tema

El pasuk que me llamó la atención para realizar este tema es el siguiente:
Bereshit / Génesis 18:17 Y el Eterno dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer?

Comentan nuestros sabios que nuestro patriarca después de haber atendido a sus visitas, tiene un plus, ¿cuál es? Tiene la convicción de acompañarlos en parte del camino al lugar donde se dirigían.
Al ver esa calidad, amabilidad que caracterizaba a nuestro patriarca, deciden hacerle una declaración muy importante de la misión que iban a realizar, iban a descubrir algo oculto.
¿Era necesario descubrirle lo que ellos iban a realizar?
¡Claro! Un familiar estaba involucrado.

Aquí me llamó mucho la atención la expresión: “encubriré” algunas palabras que de manera fácil aparece en mi mente son: oculto, encubierto, escondido etc.
Cuando escuchamos la palabra oculto, tenemos una sensación muy especial, quizás de misterio.
Es un evento que sucederá, en cual puedo estar involucrado, o puedo tener el favor de enterarme antes y salirme del evento.
Esta expresión está sustentada en la raíz hebrea “kasa”, donde de manera didáctica, la Torah nos hace referencia y nos ubica mentalmente en el siguiente pasuk:
Bereshit / Génesis 7:19 Y las aguas prevalecieron mucho en extremo sobre la tierra; y todos los montes altos que había debajo de todos los cielos, fueron cubiertos.

Aquí vemos de manera práctica esta raíz en la expresión “cubiertos”, por lo anterior entendemos que es una situación donde algunos elementos sirven para ocultar o cubrir algo.

Esa “cubierta” hace cambiar el panorama real, eso que se percibe no es exactamente lo debiéramos ver.
Otra variante sería lo siguiente: “Lo que vemos es naturalmente perfecto que esté delante de nosotros, sin imaginar que solo vemos una pantalla que oculta lo verdadero”.

Veamos el siguiente ejemplo, analízalo, reflexiónalo, observa como algo que debiera ser, está oculto presentando otro panorama:
Yob / Job 15:27 porque cubrió su rostro con su gordura, e hizo pliegues sobre los ijares.

Al estudiar esta palabra tuve dos sensaciones:
1- Que algo está por suceder y no lo sabemos.
2- Que algo está sucediendo y no lo vemos.

Cuando expreso “algo está sucediendo”, me refiero a que en nuestra vida existen ciertas acciones que generan cierta falta de dominio, quizás no la calificamos como algo totalmente bueno, sin embargo la seguimos realizando; la pregunta sería: ¿Por qué?
Quizás sea porque no hemos alcanzado a verla como realmente es, se encuentra oculta por algo.

Ahora pareciera que ya no sucede como le sucedió a nuestro patriarca, que unos seres especiales se presentaron y le ayudaron a “ver” lo que él no veía.
¿Crees que todavía se puede caminar junto a “entes” superiores y platicar con ellos?

¡Déjame decirte que este beneficio de saber “algo oculto” todavía está vigente! ¿Cómo sucede esto el día de hoy?
Vemos el siguiente pasuk:
Yob / Job 33:14-15 Sin embargo, en una o en dos maneras habla Elohim al que no ve. Por sueño de visión nocturna, cuando el sueño cae sobre los hombres, cuando se adormecen sobre el lecho.

¿Recuerdas esa sensación momentánea de descubrir algo que está oculto y tienes la capacidad de “ver” que lo que estás haciendo es incorrecto? Pero después no sé cómo encuentras un modo absurdo de disculpar esa acción, he intentas una vez hacerlo.
¿Cuántas cosas en torno a nuestros hábitos conductuales “parecen” correctas pero en realidad están ocultas y pueden ser no adecuadas?

En muchas ocasiones he comentado que cada persona tiene sus propios “monstruos” que hemos criado, los cuales no logramos ver claramente.
Situaciones que se presentan una y otra vez. Siempre una lucha se lleva a cabo dentro de nosotros.
Creo que esa situación se cancelaría si fuera descubierto, si deja de ser oculto para nuestro entendimiento, y lograremos ver lo horrendo que en realidad es, dejaríamos de mantenerlo cerca de nosotros.

Y gran pena sería que todo aquello que imaginamos incorrectamente y no controlamos se volviera realidad.
Si fuera revelado, y tomáramos las riendas para vencer, pasaría lo siguiente:
Yob / Job 33:16,17 entonces revela al oído de los hombres, y les señala su castigo; para quitar al hombre de la mala obra, y apartar del varón la soberbia.

Algunos tenemos esa capacidad, descubrimos lo que está oculto, descubrimos nuestras genuinas tendencias, logramos ver que estamos en un lugar adecuado, como en un inicio de Shabat con nuestra familia, y de repente vemos en nosotros una parte extraña, son pensamientos oscuros ahí en ese momento Santo, entiendes que esos pensamientos oscuros no tienen valor ante la belleza de la luz del Shabat, son pequeños no valen la pena desearlos, ni siquiera pensarlos.

Veamos como en el siguiente pasuk el ser humano, en vez de desecharlo cuando lo descubre, lo esconde aún más:
Yob / Job 31:33 Si encubrí, como los hombres mis prevaricaciones, escondiendo en mi seno mi iniquidad.

Una pregunta bastante inquietante sería: ¿Cuántos habrá en la misma situación cuando estamos en un seder?
Veamos como los pensamientos en el impío son deseos, y ese deseo hace tener maldad en sus labios, acto que oculta su impiedad, impiedad que traerá un gran problema sobre su vida.
Veamos los siguientes pasukim:
Tehilim / Salmos 140:8-10 No des, oh Eterno, al impío sus deseos; No saques adelante su pensamiento, que no se ensoberbezca (Selah). En cuanto a los que por todas partes me rodean, La maldad de sus propios labios cubrirá su cabeza. Caerán sobre ellos brasas; Elohim los hará caer en el fuego, en profundos hoyos de donde no salgan.

Con lo anterior quiero que vean donde estoy dirigiendo esa frase de “encubrir” y espero que se hayan ajustado la búsqueda interior de aquello que está oculto y que de alguna manera quieren administrar nuestra vida insistiendo una y otra vez.
Quiero que pongas atención a tus palabras que salen de tu boca, oye tu voz en todos los lugares que estés, observa tu intención, tu inclinación, abre tus ojos interiores y descubre la realidad de nuestros deseos.

Quiero que veas un cuadro en que la Torah muestra con claridad dos puntos muy importantes y donde la boca sigue involucrada para detectar cierto síntoma que se esconde, que se oculta:
Mishle / Proverbios 10:6 Bendiciones sobre la cabeza del justo: Mas violencia cubrirá la boca de los impíos.

Veamos un pasuk más para acotar el aprendizaje:
Mishle / Proverbios 10:11 Vena de vida es la boca del justo: Mas violencia cubrirá la boca de los impíos.

Quiero compartir con ustedes un pensamiento:
“Existen personas que tiene a sus monstruos, no tienen quien los proteja y acaban sucumbiendo.
Existen otros que tienen sus monstruos, pero tienen quien lo proteja y acaban triunfando”
.

La Torah emite luz en nuestra vida, esa luz en capaz de protegernos de los más oscuros y terribles monstruos que viven ocultos en nuestros pensamientos.
Veamos el siguiente pasuk donde nos ilustra un buen ejemplo:
Yob / Job 36:30 He aquí que sobre él sobre extiende su luz, y cubrió las raíces del mar.

Vemos como la luz delimita la obscuridad de las profundidades del mar, esa luz sirve como una cubierta.
Esta luz es una cubierta, una manera de ocultar, más bien de detener, de sujetar, de cubrir una deuda.
Veamos el siguiente pasuk:
Tehilim / Salmos 32:1 De David: Masquil. Dichosos el perdonado de rebelión, el encubierto de pecado.

Conclusión

Por último, veamos como un hábito conductual toma posición de algo “oculto”, el cual es un monstruo que no vemos, que aparentemente es parte de nuestra personalidad, pero esconde una verdad que no logramos ver.
Mishle / Proverbios 10:18 El que encubre el odio es de labios mentirosos; y el que echa mala fama es loco.

Pensemos que cosas podrían estar ocultas, pongamos atención de aquellas acciones que recomiendan que cambiemos, estemos atentos a ver lo oculto, para quitarnos de los eventos terribles y salir con vida una vez más.

Shabat shalom!

Imprimir esta entrada

Sobre Roé Yoel Martinez

x

Check Also

Reglamentaciones prácticas

Si bien las palabras de la Torah pueden enseñarse en diferentes niveles dándonos importantes lecciones para nuestra vida ‘espiritual’, debemos tener presente que también deben ...