Home > Estudios Bíblicos > 5776 > Esfuerzos que valen la pena

Esfuerzos que valen la pena

Escrito por Safir bat Abshalom en honor de su Bat mitzvah.

Introducción:

El día de hoy leímos la perashah Vaishlaj, que significa “Y envió”, de la cual tomé un tema para mi estudio: La lucha de Ia’acob abinu

Al principio de la perashah, Ia’acob envía mensajeros hacía su hermano ‘Esav, para reconciliarse con él. Estos mensajeros, le comunican que su hermano estaba esperándolo con 400 hombres. Por lo que dividió su campamento.

Cuando iba a cruzar el Vado Iaboc, se encontró con un “ángel”, y luchó con él hasta que amaneció. Durante su lucha, el “ángel” le dislocó la coyuntura del muslo; y aún así Ia’acob seguía luchando. Pero llegó un momento en el que el “ángel” le pidió que lo dejara ir, porque estaba despuntando el alba, y Ia’acob le dijo: “no te voy a dejar ir, hasta que me bendigas”. Entonces el “ángel” le preguntó su nombre; y él se lo dijo.
El “ángel” le cambió el nombre a Israel, porque luchó con una fuerza divina y con hombres prevaleció.
Una vez terminada su lucha, va a encontrarse con su hermano.

Tema:

Antes de su encuentro, Ia’acob tiene que cruzar el paso de Iaboc, se queda solo y es ahí cuando tiene su lucha.
Bereshit [Gn] 32:24 Ia’acob se quedó solo, y un hombre luchó con él hasta que rayaba el alba.

En algunas traducciones, se menciona la palabra ángel en este verso, pero si lo leemos en hebreo, nunca se menciona la palabra Malaj que significa ángel. Leamos:
Vibater Ia’acob lebado vaiabeq ish ‘imo ‘ad ‘alot hashajar.

¿Por qué ponen ángel en lugar de hombre?
Los comentarios dicen que su nombre era Samael, y era el guardián de ‘Esav.
La lucha entre Ia’acob y el ángel de ‘Esav [prototipos del bien y del mal respectivamente] representan la eterna lucha de la humanidad entre el bien y el mal. Y la eterna lucha interna del hombre en su rol de microcosmos.
[Comentario Torat Emet, pág. 80].

Esto es lo que mencionan nuestros Sabios, pero en el hebreo nunca se menciona que era un ángel, sino un hombre.
También vemos que es el Hombre quien tiene la intención de luchar con Ia’acob, con esta parte se podría pensar que si era un ángel enviado por ‘Esav.
Lo que a mi no me queda claro, es el hecho de que se menciona que es un hombre, mas cuando este lo bendice, le comenta que Ia’acob luchó con una fuerza Divina.
¿Para ustedes era un hombre o un ángel?

Para mí, era un hombre, pero no cualquiera, pues tenía respaldo del Eterno ya que menciona la fuerza Divina cuando bendice a Ia’acob.
Bereshit [Gn] 32:25 Como vio que no podía con Ia’acob, le tocó en el encaje de la cadera, y el encaje de la cadera se le dislocó mientras luchaba con él.

Al leer esto, pienso que Ia’acob tenía muchos méritos delante del Eterno, lo que hizo que este Hombre no pudiera contra él.

Ahora tenemos dos cosas.
Qué tipo de lucha piensan que fue, ¿espiritual o física?
El Rambam [z”l], explica que esta lucha sucedió en forma espiritual en el ‘Olam Atzilut.
El Ramban [z”l], cuestiona esta explicación, pues él quedó rengueando físicamente.
Pero a favor de la explicación del Rambam [z”l], se puede argüir que una fuerza espiritual, puede influir en lo corporal.
[Comentario Tanaj Katz, pág. 94].

En mi opinión, veo que fue de ambas. Espiritual porque estaba luchando por una bendición, pero también física, porque Ia’acob terminó lastimado.

Bereshit [Gn] 32:26-28 Entonces el hombre le dijo: —¡Déjame ir, porque ya raya el alba! Y le respondió: —No te dejaré, si no me bendices.
El le dijo: —¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: —Ia’acob.
El le dijo: —No se dirá más tu nombre Ia’acob, sino Israel; porque has contendido con Elokim y con los hombres, y has prevalecido.

¿Cuál fue esta bendición? El cambio de nombre.
El nombre de Ia’acob puede significar engaño. Al cambiarle el nombre, se estaría diciendo que las bendiciones ya no le iban a llegar por engaños, ahora las iba a merecer.

No se dirá más tu nombre Ia’acob, sino Israel; porque has luchado con Elokim y con los hombres, y has prevalecido.
El nombre que recibe Ia’acob es Israel. Este no tiene un significado establecido, uno de ellos podría ser Príncipe de Elokim.

Una enseñanza muy bonita al respecto del cambio de nombre, es utilizar cada letra de Israel para escribir lo siguiente:

Iod – Primera letra de Itzjac y Ia’acob
Sin – Primera letra de Sarah
Resh – Primera letra de Ribcah y Rajel
Alef – Primera letra de Abraham
Lámed – Primera letra de Leah

Con ello, se incluía a todos nuestros patriarcas y a todo el pueblo, por ello hoy nos conocen así: el pueblo de Israel.

Cuando se menciona que “luchó con Elokim”, no se refiere a que haya derrotado al Eterno, podemos entender que luchó por esta bendición, porque anteriormente, engañó a su padre y a su hermano para recibir una bendición.

Bendición recibida con engaño: La del padre Itzjac.
Bendición recibida luchando: Cambio de nombre.

Conclusión:

Con lo que acabamos de leer, se puede aprender que es bueno luchar por algo que se quiere obtener y no hacerlo de la manera fácil, porque no siempre obtendrás lo mejor.

El hombre con el que luchó Ia’acob, podemos verlo como los problemas que se tienen a lo largo de la vida.
No siempre es fácil la lucha, pero con fuerza, actitud, objetivos claros, inteligencia y sobre todo el apoyo del Eterno, vamos a tener un buen resultado.
Todo nuestro esfuerzo valdrá la pena.

Shalom ubrajah!

Imprimir esta entrada

Sobre Sharet Mijael

Mijael es editor de contenido para la página de Bet Haderej [mijael.cruz@bethaderej.com]
x

Check Also

Estado de impureza

La impureza con base en la Torah puede reflejarse física y espiritualmente. Salta la pregunta: ¿Qué es lo que puede impurificar a una persona? En ...