logo
Ia’akob, Israel, Ieshurun Ia’akob, Israel, Ieshurun
Haazinu es una porción pequeña pero bastante profunda e interesante, el cántico de nuestro maestro Mosheh, la manera en cómo se encuentran acomodados los... Ia’akob, Israel, Ieshurun

Haazinu es una porción pequeña pero bastante profunda e interesante, el cántico de nuestro maestro Mosheh, la manera en cómo se encuentran acomodados los versos en el Sefer, letras grandes y pequeñas, las alusiones; me hacen evocar las palabras que recitamos durante el Musaf de Iom kipur, “Mucho más de lo que hemos leído está escrito aquí”.

Debarim [Deu] 32:1 “Prestad atención, oh cielos, y hablaré; escuche la tierra los dichos de mi boca.

Mosheh rabénu nos pide encarecidamente que escuchemos. Por largo tiempo nos ha pastoreado bajo la dirección de HaShem, cuidándonos, alimentándonos, buscando nuestro bien; y en este punto, antes de despedirse, su amor por nosotros sigue latente y cual padre amoroso nos brinda sus consejos.
Todas estas palabras nos ayudarán a entender nuestra condición, nos ayudarán a reflexionar. Pareciera decirnos: “Ya no estaré más contigo, por eso te pido que me escuches, reflexiones y cambies, para que puedas tener éxito en tu caminar”.
Y tal vez podríamos añadir: “Si bien no me escuchaste antes, por favor hazlo hoy”.

En aquel entonces Mosheh rabénu estaba a punto de dormir, el pueblo ya no vería más su rostro, ni escucharía sus palabras.
Hoy, nosotros estamos a punto de concluir el ciclo de estudio anual de la Torah, por lo que podemos hacer un paralelismo, y si lo queremos ver así, nuestro maestro nos está dirigiendo sus últimas palabras.
Esto puede hacernos pensar y reflexionar al respecto de, ¿qué es lo que hemos hecho con todo lo que recibimos a lo largo de este ciclo de lecturas anuales? Ciclo que está a punto de terminar.
Hoy Mosheh rabénu nos invita a prestar oído, a abrirlo, a ensanchar nuestros canales de recepción para poder hacer que valga.

En esta porción tenemos un verso que atrapa mi atención y está escrito:
Debarim [Deu] 32:15 “Ieshurun se engordó y dio coces. [Te hiciste gordo, grueso y rollizo]. Y abandonó al Elokim que lo hizo; desdeñó a la Roca de su salvación.

Ieshurun es uno de los nombres con los que HaShem reconoce a nuestro pueblo. pero ¿por qué lo nombra de esta manera?
Para poder dar una respuesta, vamos a remontarnos a los tiempos de nuestro tercer patriarca Ia’akob, aquel de cuyos lomos salieron las 12 tribus.

El nombre de Ia’akob le fue dado por una razón en particular.
Bereshit [Gn] 25:25-26 Y salió el primero, rojizo y todo velludo como una túnica de pieles, y llamaron su nombre ‘Esav.
Después salió su hermano, con su mano asida al talón de ‘Esav, y llamaron su nombre Ia’akob. Itzjac tenía 60 años de edad cuando ella los dio a luz
.

Nuestro patriarca nace aferrado del talón de su hermano, de ahí la derivación de su nombre. Y con base en la opinión de algunos, puede significar “Suplantador” o “El que agarra por el talón”.

Algunos comentaristas opinan que en el vientre de nuestra matriarca se llevaba a cabo una lucha entre las fuerzas positivas y las negativas; luchando por ver quién salía primero a este mundo.
Entonces, el hecho de que ‘Esav haya nacido primero ¿es seña de que las fuerzas negativas prevalecieron?
Para responder a esto, vamos a plantear otra pregunta primero: ¿Por qué el nombre de nuestro patriarca tiene relación con el talón?

Si bien podemos decir que fue porque a la postre suplantó el lugar de su hermano para obtener una bendición tanto física como espiritual, algunos rabanim nos invitan a considerar la posición de los talones en nuestro cuerpo.
Si una persona retrocede, el talón es quien va primero, o dicho de otra forma, los talones son los que pueden frenarnos o ir en oposición de nuestro avance. Ya que esta raíz puede utilizarse para denotar que algo se detiene.
Iob [Job] 37:4 Después de él ruge el trueno; truena con su majestuosa voz. Cuando se oye su sonido, él no lo detiene [aquí está la raíz ‘Akab].

Entonces, el primer nombre de nuestro patriarca fue Ia’akob, ya que al nacer agarrando el talón de su hermano, comentan nuestros Sabios, nos puede ejemplificar que él iba a debilitar las fuerzas del talón, o no iba a permitir que el retroceso dominará en su vida.

iaacob-00

Además, el Rambam [z”l] comenta: “La raíz ‘Ekeb [que se puede traducir como consecuencia y son las mismas letras] se utiliza o se relaciona a cosas que dan vuelta o giran, es decir, dan muchos rodeos al asunto”.
Podemos decir que nuestro patriarca era así, ya que cuando su padre le da la instrucción de ir a buscar esposa, tarda muchos años en llegar a la tierra de su madre.
Cuando por fin se encuentra con Rajel, tiene que hacer muchas cosas para por fin tenerla como esposa.
Cuando tiene que dejar la casa de su suegro, hace tantas otras antes de dejarlo.
¿Cuántas veces hacemos lo mismo que nuestro patriarca?

El segundo nombre le es dado cuando se enfrenta con aquel varón hasta llegada el alba, justo antes de encontrarse con su hermano. Sin duda podemos apreciar su determinación para seguir adelante y no darse por vencido tan fácilmente, a no retroceder.
Bereshit [Gn] 32:26-28 Entonces el hombre le dijo: —¡Déjame ir, porque ya raya el alba! Y le respondió: —No te dejaré, si no me bendices.
Él le dijo: —¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: —Ia’akob.
Él le dijo: —No se dirá más tu nombre Ia’akob, sino Israel; porque has contendido con Elokim y con los hombres, y has prevalecido
.

israel-00

Nuestros Sabios enseñan que este nombre lo podemos leer separado, por lo que quedaría de la siguiente forma y se leería “Iashar El”.

iashar-el-00

Esto puede traducirse como “Elokim endereza o El que endereza es Elokim”.
Y se le da este nombre a nuestro patriarca porque HaShem dirigiría su camino a partir de ahora, y si antes le daba vueltas al asunto para hacer las cosas, ahora Elokim le mostrará cuál es el camino más corto o el mejor que puede seguir para alcanzar sus objetivos.
Pero no debemos olvidar, que al aparecer la palabra “El” en este nombre, nos está indicando una dirección o liderazgo por parte de Elokim.

Como todo buen líder, HaShem sabe cuándo y cómo delegar ciertas responsabilidades a sus colaboradores, o en este caso a sus hijos.
En esta porción leímos cómo es que Mosheh rabénu se refiere al pueblo como Ieshurun.

ieshurun-00

Si no damos cuenta, las tres primera letras son las mismas que en ‘Israel’ o ‘Iashar El’, por lo que podemos deducir que ese enderezamiento de nuestro camino aún se encuentra presente, pero también notamos que la palabra ‘El’ ya no está, pudiendo decir que tal vez hemos madurado, hemos aprendido y ahora podemos elegir el mejor camino si la necesidad de depender en todo momento de Elokim.

Mencionamos que HaShem sabe cuándo dar cierta responsabilidad a alguien, pero qué pasa cuando ese alguien se deja absorber por ese supuesto “poder” que ahora tiene.
Volvamos a leer nuestro verso inicial:
Debarim [Deu] 32:15 “Ieshurun se engordó y dio coces. (Te hiciste gordo, grueso y rollizo.) Y abandonó al Elokim que lo hizo; desdeñó a la Roca de su salvación.

Jaberim, ¿cuántas veces no nos sentimos autosuficientes? ¿Cuántas veces hemos pensado que no necesitamos de Elokim? Que lo podemos todo, que todo lo tenemos por nuestro esfuerzo, nuestro conocimiento, nuestra amplia inteligencia.
¿Cuántas veces, tal como leímos, hemos abandonado al Elokim que nos hizo, desde que éramos un “pequeño” Ia’akob?

Consideremos lo que hemos vivido, los festivales que celebramos hace no muchos días, las palabras que recibimos por parte de nuestras autoridades en estas fechas.
¿Qué nombre quieres tener en este momento, “Ia’akob, Israel o Ieshurun”? O preguntemos más allá, ¿con cual de estos tres nombres HaShem nos conoce hasta el día de hoy?
Y no porque alguno sea mejor o peor, los tres tienen sus puntos favorables, como sus áreas de oportunidad.
Si con alguno nos identificamos, hagamos lo propio y tengamos el nombre que tengamos, no permitamos que la Torah se aparte de nosotros.

Debarim [Deu] 33:4-5 Mosheh nos prescribió la Torah, la heredad de la congregación de Ia’akob.
Él ha sido rey en Ieshurun, cuando se congregaban los jefes del pueblo, la comunidad de las tribus de Israel.

¡Que la bendición de HaShem esté en tu vida!

Copyright © 2016 www.bethaderej.com. Todos los derechos reservados.

Sharet Mijael

Mijael es editor de contenido para la página de Bet Haderej [mijael.cruz@bethaderej.com]

No comments so far.

Be first to leave comment below.