Home > Estudios Bíblicos > 5775 > El hombre y el Yom kipur

El hombre y el Yom kipur

Escrito por Eliana min Elisha’, en honor de su Bat mitzvah
eliana.garcia.serrano@gmail.com

Por la Misericordia del Eterno esta semananos tocó leer una perashah combinada, la cual lleva por nombre: Ajarei Mot / Kedoshim, que puede traducirse como Después de la muerte y Santos.

Introducción

Nuevamente nos damos cuenta de cómo El Eterno habla a Mosheh rabénu y da instrucciones a Aharon hakohen de cómo sería su entrada al Santuario. Las vestiduras que debía usar para oficiar, los animales que podían ser sacrificados según fuese el caso.
Nos explica el por qué no debemos de comer sangre, lo que debía de hacerse por la expiación del Kohen [Sacerdote] y por el pueblo. Y las acciones que nosotros como pueblo de HaShem no debemos de realizar ya que son abominación ante Él.

En la Perashah Kedoshim se habla sobre las acciones que nos ayudarán a comportarnos correctamente con HaShem y con nuestro prójimo. Como son: alejarnos de la idolatría, guardar el Shabat, actuar con justicia, no guardar rencor ni buscar venganza, honrar a nuestros padres, no participar en mala lengua, socorrer al necesitado; por mencionar algunas.
Sabiendo que dichas acciones nos ayudarán a conseguir nuestra santificación, recordando que esa es la voluntad del Eterno, como dice en:
1Tes 4:3 Pues la voluntad del Eterno es vuestra santificación, que os apartéis de la fornicación.

Tema

Leamos nuestra escritura base:
Vaikra (Lev) 16:29-30 Y esto tendréis por estatuto perpetuo. En el mes séptimo, a los diez días del mes, afligiréis vuestras almas y ninguna obra haréis, ni el natural ni el extranjero que mora entre vosotros. Porque ese día se hará expiación por vosotros y seréis limpios de todos vuestros pecados delante de HaShem.

Primeramente recordemos cómo se traduce Yom Kipur. Suele mencionarse como “Día de Expiación o día de Perdón”.
Se caracteriza porque se celebra el 10 de Tishri, se ayuna durante todo el día, no se usan artículos de piel, no utilizamos artículos de higiene personal como desodorantes, lociones, cremas, perfumes, etc.; nos abstenemos de relaciones conyugales con el fin de afligir nuestras almas y cuerpos. Y según la tradición de nuestro pueblo, vestimos de blanco.
Sobre todo debemos mostrar aflicción y arrepentimiento, recordando que debemos de estar a tiempo para escuchar Kol nidre [todos los votos], momento en el que cancelamos todos nuestros votos que prometimos para con el Eterno y no los cumplimos.

Veamos que significa “perdón” según un diccionario bíblico [Aclarando que no es una definición oficial, solo se usará de referencia]: “Es una relación que se establece entre el hombre y Di-s, y entre el hombre y el hombre. Según la cual se deponen resentimientos o se dan satisfacciones por ofensas recibidas”.

El perdón está condicionado por el arrepentimiento y el deseo y voluntad de hacer reparaciones.
¿A qué nos recuerda esto? A la Teshubah [retornar al camino], la cual se caracteriza por:
a) Reconocer la falta.
b) Pedir perdón.
c) Reparar el daño.
d) Retornar el camino de HaShem.

Menciona también que es un estatuto perpetuo en el cual tenemos la gran oportunidad de acércanos y ponernos a cuenta con el Eterno, pero de una forma verdadera y sincera. Para que esto pueda ser posible primeramente debemos pedir perdón a aquellas personas que directa o indirectamente hemos ofendido: esposo, hijo, padres, hermanos, vecinos, etc.
Resumiendo, a nuestro prójimo.
Mt. 5:23-24 Por tanto si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

Esta perashah es un preámbulo para llegar a Yom Kipur lo más correcto posible, dando indicaciones para corregir nuestros errores, para que en todos los ámbitos de nuestra vida se refleje lo que estamos practicando. Recordando que el judaísmo no es una religión sino una forma de vida.
1a de Jn 2:3-5 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos. El que dice: Yo le conozco y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en el. Pero el que guarda su palabra, en este verdaderamente el amor de Elohim se ha perfeccionado: por esto sabemos que estamos en Él.

Cabe mencionar una frase de Nuestro Rab (Que el Eterno le otorgue lagos y felices días): “Aquel que se dice prácticamente de Torah, debe de marcar la diferencia en todo aquello que se desarrolle”.
Porque no importando los años que hemos tenido la oportunidad de celebrar ese día tan especial, quizá seguimos pidiendo perdón por una o varias acciones en las cuales volvemos a reincidir; y lo digo principalmente por mí.
Quizá en ese día nos contristamos y prometemos no volver a hacerlo, pero lamentablemente volvemos a caer.
¿Cuántas veces hemos sido librados por la misericordia del Eterno? En lo físico, espiritual, familiar, etc. HaShem Es Bueno y nos está dando esa gran oportunidad de acercarnos a Él.
Sabiendo que ese día se abren las puertas del Cielo y que nosotros, al pertenecer al Pueblo de HaShem, tenemos ese regalo, beneficio y oportunidad [como lo queramos tomar] de clamarle y rogarle que nuestras súplicas sean escuchadas ese día y que nuestro nombre esté escrito en el Libro de la Vida.

Pero, ¡Alerta! También hay consecuencias por no celebrarlo, de ser el caso seremos cortados.
Según la tradición de nuestro pueblo se dice que cortado es muerte o separación, pero no por el hombre sino por los Shamáim [cielos].
Vaikra [Lev] 23:29-30 Porque toda persona que no se afligiere en este mismo día, será cortada de su pueblo.
Y cualquiera persona que hiciere obra alguna en este mismo día, Yo destruiré la tal persona de entre su pueblo
.

Rashi (de bendita memoria) comenta que será una muerte prematura, antes de los 50 años. Incluso puede trasladarse hasta los hijos.
Se dice también que quien rebasa esta edad es porque ha hecho algo justo.
[Mo’ed katan 28a]

Conclusión

Por eso te invito a que valoremos el lugar en que estamos. Que aun no sabiendo ¿por qué? El Eterno nos tiene aquí reunidos escuchando y conociendo su Bendita Palabra. No desechemos las instrucciones de nuestro Elokim, porque no sabemos si esta sea la última oportunidad que se nos da para clamar por nuestro perdón.
Valoremos también todo el esfuerzo que hacen nuestras autoridades: nuestro Rab y nuestro Ro’eh, nuestros Sharetim, que al compartirnos de su gran conocimiento en la Torah, siempre tienen un propósito, que nuestra vida este llena de Shalom y felicidad.
¿Y cómo vamos a valorarlo? Cumpliendo los mandamientos del Eterno, aplicando el C.C.H. [Conocer, creer y hacer], recordando otra frase de Rab: ¡Que el Eterno te conceda vida para pagar lo que debes!

Shabat shalom!

Imprimir esta entrada

Sobre Sharet Mijael

Mijael es editor de contenido para la página de Bet Haderej [mijael.cruz@bethaderej.com]
x

Check Also

El asna que abrió su boca

Bamidbar [Núm] 22:28 Ya abrió HaShem la boca del asna… / Vaiftaj HaShem et pi haaton… HaShem lo que hizo con este animal fue abrir ...