Home > Estudios Bíblicos > Un legado para nuestros hijos.

Un legado para nuestros hijos.

Introducción.

Esta perashá  “BÓ” es considerada una de las más importantes de la Torá ya que cuenta el impresionante suceso histórico de la independencia del pueblo de Israel en la salida de Mitzrayim. Se considera tan importante es esta perashá que según nuestros sabios, la Torá debería empezar desde este punto, ya que en ella se inician las 613 Mitzvot que caracterizan al judaísmo, además es la primera vez que El Eterno se dirige al pueblo de Israel, como pueblo, indicándoles hacer Mitzvot.

El principio de la perashá trata de las tres últimas plagas, cuya culminación es la salida de Mitzrayim, la base de toda la fe judía. Los sucesos narrados en esta perashá sucedieron en los meses de Adar y Nisan del año  2448 de la creación.

En esta perashá encontramos 20 de las 613 Mitzvot 9 de ellas son Ase (positivas) y 11 de ellas son Lo Tase (negativas).

La palabra BO es traducida como PRESENTATE y significa VEN, lo podemos constatar en el primer pasúk que dice:

Shemot 10:1  El Eterno le dijo a Moshé: “Ven a lo de Paró…”  El Eterno estaba ahí con ellos con Moshé y Aron, con el pueblo y ya desde que había hablado por primera vez con Moshé y le había dado las instrucciones de sacar a su pueblo, el mismo Eterno le dijo que estaría con el, por eso dice ven, como si El mismo fuera con Moshé y así sucedió, siempre estuvo con ellos.

Enseñanza.

Esta perashá  lleva por título “Y Dijo…”  porque esta palabra en especial que es decir o dijo, nos  muestra las formas en que se puede dar una serie de órdenes o instrucciones, e incluso una respuesta, pero además vamos a ver cómo es que tiene un significado tan extenso el cual también depende de quién o a quien se le hable.

Lo primero que quisiera señalar es que aparece aproximadamente 214 veces en el libro de Shemot, solo en este libro; se traduce de la palabra “amar” en el hebreo y lo traducen de varias formas como son:

afirmar, anunciar, añadir, aviso, canto, considerar, contar, contestar, convocar, dar, deber, decidir, decir, declarar, desear, determinar, dicho, gozar, hablar (de, en contra de), llamar, mandar, meditar, orden, ordenar, pedir, pensar, proclamar, proferir, prometer, publicar, punto, querer, razonar, recitar, referir, responder, señalar, tratar, vanagloriar.

Entonces veamos el siguiente pasúk donde aparece esta palabra:

Shemot 10:1  El Eterno le dijo a Moshé: “Ven a lo de Paró pues yo hice que el y sus sirvientes se pusieran tercos, para mostrarles estas maravillas mías…”

Aquí es El eterno quien le habla a Moshé, por lo que el vocablo podría ser tomado como ordenar o mandar, El Eterno le está dando una instrucción a Moshé y podemos ver como El Eterno siempre estaba con Moshé y Aharón y ellos nunca actuaron de su propia voluntad, consultaron al Eterno y El les dio órdenes precisas para todo….

Un siervo del Eterno no hace las cosas por sí mismo, ni toma decisiones sólo, sino siempre en colaboración con El Eterno,  con lo que El dice y hace, ¿que podría pasar si no consultamos al Eterno o no escuchamos sus órdenes? Veamos este pasúk:

Josue 9:14 “Y los hombres de Israel tomaron de sus provisiones y no pidieron el consejo de Hashem”

No tomar en cuenta al Eterno en una decisión nos podría llevar a perder mucho y al final cuando las cosas tal vez no salgan como las planeamos nos daríamos cuenta de nuestro error de no consultar con el Eterno primero.

¿Para qué y porque El Eterno decía todas estas órdenes o instrucciones a Moshé?, veamos el siguiente pasúk:

Shemot 10:2 “y para que le cuentes a tu hijo y a tu nieto como he ridiculizado a Egipto y las maravillas que hice dentro de ellos. Entonces sabrán ustedes que yo soy Hashem”.

Tenía un propósito, no dijo todo eso porque si, sino que sus instrucciones y ordenes, sus mandatos, todas las palabras que ordeno a Moshé fueron para mostrar su soberanía y su amor al pueblo que Él había elegido, en este pasúk la palabra que está relacionada con el vocablo “amar” en hebreo o decir al español, es contar que también es uno de los muchos significados que ya mencionamos

Aquí nuevamente quien habla es El Eterno y nos está diciendo que como padres debemos enseñar a nuestros hijos todo lo que Él ha hecho en nuestras vidas, y lo que sucedió en Mitzrayim como El Eterno nos libro de esa esclavitud, es indispensable que desde pequeños lo sepan y lo entiendan, ya sea contándoles como un cuento, leyendo la Torá, asistiendo a la celebración de Pesaj, etc. y de esta forma enseñarles que para todo hay que tomar en cuenta Al Eterno y darle gracias porque está en todo lugar y nos  escucha, así como escuchó al pueblo de Israel que estaba siendo afligido por los egipcios.

Son verdades que debemos transmitir a nuestros hijos, también cae la responsabilidad en los abuelos contar a sus nietos, ya que es parte de la tradición y la fe que se ha venido dando en nuestro pueblo de padres a hijos, esto es lo que ha mantenido unido y firme al pueblo de Israel, como podemos ver en el siguiente pasúk:

Devarim-Deuteronomio 6:6-8 “estas palabras que te ordeno hoy deben estar sobre tu corazón: enséñalas a tus hijos y habla de ellas mientras estés en tu casa,  mientras estés de viaje, al acostarte y al levantarte…”

Como padres sabemos que se enseña con el ejemplo y es nuestra responsabilidad y deber enseñar y encaminar esa educación espiritual que nuestros hijos necesitan, no podemos permitir que otros lo hagan. Necesitamos recordar y alabar al Eterno por todos los milagros que hizo con nuestro pueblo, es la herencia espiritual que se necesita para confiar siempre en El Eterno.

Continuando con la lectura ahora vamos a:

Shemot-Éxodo 10:9 “Y Moshé respondió: iremos con nuestros jóvenes y nuestros ancianos, con nuestros hijos y nuestras hijas. Y con nuestros ovinos y con nuestros bovinos iremos, porque es una festividad de Hashem para nosotros”

Nuevamente aparece la palabra “amar o decir” pero aquí el que habla o responde es Moshé y está hablando con Paró, por eso decía al principio que dependiendo de quién lo dice o a quien se le dice, porque anteriormente hablaba El Eterno a Moshé y ahora es Moshé quien habla con Paró y le esta contestando o respondiendo,  pero también le esta afirmando que irían todas las familias completas, con jóvenes y niños, con los ancianos, hijos e hijas, todos a celebrar una fiesta del Eterno.

En las fiestas del Eterno ¿quiénes asistimos? Toda la familia, también en Shabát estamos toda la familia, alabando al Eterno, así es como El desea que lo hagamos, ya que el Eterno instituyo primero a la familia; sin embargo, veamos la intención de Paró:

Shemot-Éxodo 10:11 “Pero no será así, sino que los hombres vayan y adoren a Hashem, pues eso es lo que han pedido”

En este pasúk pedir también está relacionado con decir y vemos que ahora es Paró quien habla…

Dijo que sólo los hombres y no los niños ni las mujeres, era obvio que Paró pretendía dividir a las familias porque no quería que fueran todos, además de que el no entendía nada de las cosas que El Eterno manda y dice,  y para nosotros ¿cómo sería una fiesta del Eterno sin nuestras familias?, solo unos cuantos y sin niños, entonces como vamos a enseñarles a ellos, si no lo viven, si no están ahí con nosotros para aprender y andar en los caminos del Eterno; hoy en día hay muchas familias  divididas, e incluso los judíos asimilados han dado testimonio de que sólo recuerdan haber hecho su bar mitzva y ya no supieron nada más de las cosas del Eterno, se asimilaron después,  ya no asistieron a la sinagoga, no  celebraron el Shabát ni ninguna de las fiestas del Eterno y así,  hoy ya no estudian Torá.

Los pequeños tienen esa capacidad de recordar muchas cosas, es el tiempo de enseñarles y eso es lo que nos dice El Eterno que estemos unidos como familia y cumplamos su voluntad, aprendiendo unos de otros, no dejarnos separa por nadie, esforzarnos por venir al Shabát, a las fiestas, así como Moshé y Aharón se esforzaron en hacer todo tal cual El Eterno les dijo.

En el siguiente pasúk vemos algo importante sobre los niños:

Marcos 10:13-14 “y le traían niños para que los tocara y los discípulos los reprendían a los que los presentaban, viendo Yehoshua se indigno, y les dijo: dejen que los niños vengan a mí y no se los impidan porque de ellos es el reino del Eterno

En este pasúk nuestro amado Rabi Yehoshua HaMashiaj también da una orden al decir dejen que vengan los niños.

Los niños deben sentirse bienvenidos y a gusto en las fiestas del Eterno, todas las fiestas que celebramos son fáciles de entender para ellos, si les explicamos o leemos la Torá, ellos lo entienden bien y les gusta, lo viven ya sabiendo de que se trata y lo disfrutan. ¿Cómo podemos lograr lo que dice este pasúk?

Aléf Yohanán-1 Juan 2:6 “el que dice que permanece en El, debe andar como El anduvo”

Si nosotros decimos que El Eterno está con nosotros y decir ya vimos que no solo es decirlo sino que tiene muchos significados, con decir algo pudiéramos estar, afirmando, anunciando algo, decidiendo, declarando, desenado, hablando de o en contra, pidiendo, pensando, proclamando, prometiendo, publicando, queriendo, hasta vanagloriándonos, porque esos son algunos de los significados de esta palabra que dimos al inicio, entonces debemos tener cuidado con lo que decimos, a quien se lo decimos o quien es quien nos lo dice….

Regresando al contexto de la perashá  leamos lo siguiente

 

Shemot-Exodo 12:21-28 “Entonces Moshé citó a todos los ancianos de Israel y les dijo: Tomen o compren un animal del rebaño para sus clanes familiares y degüellen la ofrenda de Pesaj.”

Moshé le dijo a todos los ancianos del pueblo, tomando en cuenta este vocablo de amar en hebreo o decir al español, Moshé estaba ordenando también y haciendo tal cual le había dicho a su vez El Eterno.

¿Nosotros que estamos haciendo aquí? Cumpliendo lo que El Eterno nos dijo, nos mando cuidar el Shabát y así Moshé transmitía lo que El eterno le había dicho incluyendo a la familia; lo que se hizo para la celebración de Pesaj era porcionado de acuerdo al número de integrantes de la familia,  todos debían participar.

Las cosas que El Eterno nos dice o lo que nos dicen nuestras autoridades no son nada más para sacar un comentario extra, porque a veces hasta hacemos bromas, no amados, son para cumplirse, para reflexionar porque nos las están diciendo y que voy a hacer con lo que me dicen,  porque llevan implícitas muchas cosas, como estamos viendo este vocablo, a veces una serie de instrucciones, a veces un aviso, una llamada de atención, una petición, un pensamiento, una promesa, un deseo, etc. me pongo a pensar en todas las coas que El Rabí Mijael Avila “Shlita” nos dice, nos comparte, todo lo que él ha hecho por esta Kehilá, por nosotros, el ha estado estudiando por nosotros, para compartirnos, se preocupar por nuestra salud, nos habla de tantos temas. El Shabát pasado nos animaba a aprender más de lo que creemos que podemos, a no limitarnos y nosotros a veces no lo reflexionamos o no lo tomamos en cuenta, pero lo que él nos dice es para nuestro beneficio y es muy importante poner atención a lo que se nos dice para hacerlo, no solo para escucharlo.

Moshé nunca dijo mejor después Eterno porque si ahorita voy con Paró y le digo y si no está en su palacio, porque es la hora de comer y luego se toma un siesta… No mejor  mañana porque hoy hace frio o ya va a llover, no amados el no puso pretextos, fue y lo hizo, todo lo que El Eterno le dijo, así lo hizo y nosotros a veces ponemos muchas barreras, aun sabiendo que es para nuestro bien lo que nos dicen, nos ponemos limites y no debe de ser así, porque El Eterno quiere hombres y mujeres valientes. Porque ¿que vamos a hacer cuando nuestros hijos nos pregunten sobre algún tema? Veamos el siguiente pasúk

Shemot 12: 26-28 “Y cuando sus hijos les pregunten: ¿Qué es para ustedes esta ceremonia?; les responderán: “es la ofrenda de Pesaj a Hashem, que pasó por alto las casas de los Israelitas en Egipto cuando castigo a los egipcios y nos salvo nuestras casas. Entonces el pueblo se inclino. Los Israelitas fueron e hicieron tal como Hashem había ordenado a Moshé y a Aharón. Así tal cual lo hicieron”

En este pasúk aparece dos veces el vocablo del que estamos hablando, ¿En qué parte, alguien ya podría identificarlo con lo que hemos dicho hasta ahora?

¿Qué vamos a responder a nuestros hijos?  ¿Sabemos firmemente lo que nos ordeno El Eterno?

Si nuestros hijos constantemente nos preguntan sobre las cosas que dijo El Eterno, pues son hijos sabios que se interesan en las cosas del Eterno y además hemos estado enseñándoles, pero si nunca nos preguntan y no les interesa, es porque no estamos haciendo lo suficiente para que ellos vean y oigan y pregunten, decirle constantemente a nuestros hijos las maravillas que ha hecho el Eterno con nuestro pueblo o que ellos nos vean hacer el rezo, estudiar Torá, hacer el Shabát en casa, asistir a la kehilá, etc, es una oportunidad para explicarles y hablarles de Torá, sea poco o mucho lo que sepamos, además eso nos obligará a estudiar más.

Mi pequeña hija Sarahí lo que constantemente pregunta es ¿Y ahora cual fiesta sigue mamá? le gustan mucho las fiestas, mientras sean las del Eterno todo está bien

Conclusión.

Regresando a este mismo pasúk, también menciona que hicieron tal cual les había ordenado Hashem y recalca diciendo: así tal cual lo hicieron.  De esta forma deberíamos estar cumpliendo la voluntad del Eterno, tal cual está escrita en la Torá. Y para el mundo en el que vivimos a veces es difícil cumplir ciertas cosas, pero el esfuerzo que hagamos será recompensado por El eterno y lo veremos reflejado en nuestros hijos.

Shemot 12:47  “Toda la congregación de Israel la celebrará”

Todos juntos como una gran familia, como kehilá, aun las personas que se unieron al pueblo de Israel y que por los milagros del Eterno ya estaban formando parte de esa congregación, estaban ahí celebrando; haciendo lo que El Eterno dijo, de igual forma que nosotros estamos hoy aquí celebrando y si llega un invitado, lo recibimos cordialmente, nos presentamos, durante el rezo le ayudamos a encontrar la lectura, etc. así quiere El Eterno que lo hagamos juntos.

Shemot  13:8 “En ese día le deberás decir a tu hijo: A causa de esto Hashem obró en mi favor cuando salí de Egipto”

Durante el rezo cada día leemos sobre estos milagros del Eterno y así el nos manda decirlo a nuestros hijos, no cada año, ni de vez en cuando, hay que hablar de los milagros del Eterno siempre.

Shemot 13:9 “estarán como señal en tu brazo y como recordatorio entre tus ojos, para que la Torá de Hashem este en tu boca, pues con mano fuerte Hashem te saco de Egipto”

Recordar y decir lo que El Eterno ha hecho en nuestras vidas, ser ejemplo y como dice nuestro querido y respetado Rabí Mijael Avila ”Shlita”, “marca la diferencia en cualquier lugar al que vayas”, esta es la voluntad del Eterno que no nos olvidemos de nada de lo que ha hecho por nosotros y que cumplamos su voluntad, esforcémonos cada día y antes de que llegue Pesaj, este año, contagiemos a nuestros hijos del amor del Eterno, platicándoles estas maravillas que hizo, leyéndoles la Torá, explicándoles lo que es también Pesaj y que lleguen a la fiesta con esa alegría y entusiasmo de estar ahí  todos juntos verdaderamente como una familia.

Seamos pues el ejemplo que ellos necesitan y que El Eterno quiere ver en nosotros.

¡Shabát Shalom!

Copyright © 1993 – 2012 bethaderej.com. Todos los derechos reservados.

¡NUEVO CALENDARIO 5772 A LA VENTA!


Imprimir esta entrada

Sobre Administrador

Administrador del sitio.
x

Check Also

Podcast: Bo – Milagros, Maravillas y Prodigios

בס”ד ¿Cuál es la diferencia entre milagro, maravilla y prodigio? Si bien estos nos ayudan a comprender el Poder y la Grandeza de HaShem, a ...